Cada vez que el Gobierno anuncia cambios lo que acaba ocurriendo perjudica a los ciudadanos. En el tema de impuestos el PP ha batido todos los récords, prometió que no los subiría y los subió (todos), además ha creado nuevos impuestos con la etiqueta de 'ecológicos' y argumentó como excusa que no le quedaba otro remedio a causa de la 'herencia recibida'. Posteriormente anunció que bajaría impuestos  -"en cuanto pueda" dijo Rajoy- e incluso el ministro de Hacienda puso fecha a esa bajada: el 2014. Ahora el Gobierno se vuelve a enmendar a sí mismo, no habrá bajada de impuestos el año que viene, será a partir de 2015 y se hará de forma escalonada, poquito a poquito hasta 2017.

Claro que hay una coincidencia, en el 2015 hay elecciones municipales y autonómicas y el PP pretende, como sea, ir a esa campaña electoral argumentando que ha cumplido su promesa de bajar impuestos. Tiene algunos 'pequeños problemas': 5 millones de parados, déficit disparado, déficit en la Seguridad Social, una deuda pública récord y una economía estancada. Por no hablar de que Bruselas, le gusto o no a la derecha, manda y seguirá mandando en las cuentas españolas.

Desgravación de la vivienda: compendio de mentiras del PP
El Partido Popular se opuso virulentamente  a la supresión de la desgravación fiscal por vivienda acometida por el Gobierno Zapatero en los recortes de 2010 y prometió que en cuanto llegara al Gobierno la repondría. El vodevil fue de manual: nada más llegar al Gobierno recuperó la desgravación fiscal por compra de vivienda ¡durante dos meses! porque dos meses después, acorralado por la Unión Europea, se desdijo a sí mismo y aprobó un decreto por el que las compras de viviendas que se realizarán a partir del 1 de enero de 2013 ya no desgravaría en la declaración de la renta; además las suscritas antes de esa fecha dejarían de desgravar un 20% para desgravar un 15%. Ahora el Gobierno admite que se están planteando "cambios" e incluso se plantea que la vivienda deje de desgravar con efecto retroactivo, es decir que ninguna hipoteca, se haya firmado en el año que sea, no desgravaría. El ministro de Economía, Luis de Guindos, no quiso mojarse a su llegada a Bruselas y dijo que "habrá que estudiarlo", mientras Montoro en el Senado no quiso pronunciarse.

El aecretario de Estado de Hacienda lo desmiente a medias
El aecretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, ha pronunciado este lunes una conferencia en el foro organizado por el periódico económico Cinco Días, y preguntado sobre la eliminación de la desgravación por vivienda lo negó pero a medias: "Lo que haga la reforma fiscal con esa deducción no perjudicará los derechos adquiridos de los contribuyentes", pero añadió que "no tendría mucho sentido eliminar esa deducción de golpe y porrazo, de forma brusca y sin ninguna alternativa". En definitiva, que Hacienda tocará ese impuesto y no será precisamente para que los ciudadanos hipotecados paguen menos impuestos.

El futuro del IVA "no está escrito"
Tanto la Unión Europea como el Fondo Monetario Internacional han urgido al Gobierno español a que haga una reforma fiscal que pase por bajar el Impuesto de la Renta (IRPF) para incentivar el consumo, subir el IVA y suprimir la desgravación fiscal por compra de vivienda a los casi seis millones de españoles que se benefician de ella. Es decir, que el Gobierno tiene poco margen, por no decir nulo, para cumplir realmente su promesa de bajar impuestos con lo que Montoro se dispone a hacer juegos malabares de los suyos, de la misma forma que afirma que los salarios suben "moderadamente" en España en la misma semana en la que Rajoy presumió en Japón de la devaluación salarial.

Preguntado sobre una posible subida del IVA, el secretario de Estado de Hacienda respondió que el futuro de este impuesto "no está escrito", pero que la apuesta del Gobierno va más por el ensanchamiento de bases, es decir, aumentar el número de productos que pasan del IVA súper reducido al reducido y aumentar también el número de los que pasan del reducido al normal. Eso es, en el idioma que se quiera, subir impuestos. En cuanto al IRPF el Gobierno estudia una pequeña bajada en los tramos más bajos para favorecer a la clase media que siempre se compensaría con aplicar un IVA más alto a más productos.

Impuesto de Sociedades otra vez
Ferre si fue más claro con el Impuesto de Sociedades que el PP ya subió y que anuncia que volverá a subir. Para explicarlo correctamente el Gobierno no quiere subirlo directamente si no que lo que pretenden es eliminar toda una serie de deducciones que "son una forma de agujerear la base imponible". El objetivo del Gobierno es recaudar 2,5 puntos de PIB por este impuesto, lo que equivaldría a ingresar 25.000 millones de euros al año,  unos diez mil millones más que ahora.

Sí ha anunciado algo positivo para los ahorradores, Hacienda estudia cómo mejorar los estímulos fiscales para el ahorro a largo plazo, como por ejemplo los planes de pensiones.