Domingo Parra y Aurelio Izquierdo compartían la propiedad IZPA al 50% desde su creación en 2005 hasta que en octubre de 2011 Izquierdo vendió su participación a Parra tras ser nombrado consejero delegado del Banco de Valencia, según El Mundo.

Director adjunto de Bancaja y empresario del ladrillo
Aurelio Izquierdo constituyó la compañía IZPA cuando ocupaba el puesto de director general adjunto de Bancaja, desde donde pasó a director general en 2007.

9,28 millones en tres años
A través de la citada empresa invirtieron en negocios vinculados al sector inmobiliario y obtuvieron un beneficio de 9,28 millones de euros en 2008, apenas tres años después de la creación de IZPA, gracias a la venta de sus participaciones en las compañías Capital Residencial y Casa Amiga Portugal, que pendían de IZPA, por un importe de 12,37 millones.

Capital Residencial formó sociedades con diversos empresarios valencianos y de esas relaciones surgió la inversión en Casa Amiga Portugal, un gran desarrollo urbanístico en la zona del Algarve portugués.

Posibles injerencias entre su cargo y sus negocios
No hay datos de que Bancaja o el Banco de Valencia hayan financiado nunca directamente a Parra y a Izquierdo, pero la gran cantidad de empresarios implicados en sus sociedades y proyectos pueden llevar a pensar que pudo haber injerencias entre la actividad de los dos altos cargos de la banca valenciana y sus negocios privados. En cualquier caso, ningún consejero de las citadas entidades conocía los negocios inmobiliarios de ambos cargos.

El nombre de Izquierdo en el caso Brugal
Aurelio Izquierdo, que tiene pactado con Bancaja una pensión de 13,9 millones de euros, aparece dentro del sumario del 'caso Brugal' por su relación con el empresario Enrique Ortiz, imputado en este caso, que investiga presuntas irregularidades en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Alicante.

Las conversaciones entre Enrique Ortiz e Izquierdo
Ortiz mantenía intereses financieros y urbanísticos con el grupo Bancaja, y negociaba directamente con los directores adjuntos, en 2008, Aurelio Izquierdo y José Cortina, este último imputado por esta causa.

En una de las conversaciones grabadas, recogidas por la SER, Enrique Ortiz habla directamente con Izquierdo para convencerle de una de estas operaciones urbanísticas: "Me compráis los aprovechamientos, me dais los cuarenta y nueve y pico millones de euros, yo con ese dinero lo pongo todo en la sociedad nueva y te compro el suelo, no me des ningún préstamo, ya me buscaré la vida por ahí". Ortiz e Izquierdo tenían intereses comunes en distintas zonas de expansión de la capital alicantina, según aparece reflejado en el sumario.