El Gobierno alega que obviando estas circunstancias y haciendo una comparación en términos homogéneos, el déficit del Estado fue en el primer trimestre un 11 % inferior al registrado en igual periodo del año anterior y equivaldría al 0,83 % del PIB, según la secretaria de Estado.

El Gobierno dice que cumple
El déficit acumulado en el primer trimestre es el resultante de unos gastos no financieros en términos de contabilidad nacional de 43.162 millones de euros, frente a unos ingresos no financieros que ascendieron a 23.466 millones. Según afirma Fernández Currás, estos datos se corresponden con lo presupuestado por el Gobierno y están en la línea de consolidación fiscal comprometida con Bruselas. En términos de caja (considerando los ingresos y pagos efectivamente realizados), el Estado tuvo un déficit de 12.820 millones frente al saldo negativo de 9.161 millones de marzo de 2011, lo que supone un aumento del 39,9 %.

Caída de la recaudación
La recaudación por impuestos directos fue de 20.044 millones, un 3,7 % menos que la cifra de 2011, mientras que la correspondiente a los impuestos indirectos fue de 19.486 millones, un 7,4 % menos. El IRPF alcanzó unos ingresos de 19.644 millones, inferiores en un 0,1 % a los del mismo periodo de 2011, con lo que se ralentiza la caída de lo recaudado con el impuesto de la renta gracias a que las retenciones del trabajo aumentaron el 6,8 % en marzo.

Impuesto de sociedades, a devolver
El impuesto de sociedades tuvo un saldo negativo de 313 millones, debido a que la recaudación fue menor a las devoluciones. El IVA generó 14.318 millones, el 9,1 % menos, como consecuencia también del mayor ritmo de reembolsos. Los impuestos especiales recaudaron 4.425 millones, un 2,2 % menos, principalmente por el descenso del 5,5 % en la recaudación del impuesto sobre hidrocarburos -como consecuencia del menor consumo de carburantes- y por la caída del 5,4 % de la recaudación del impuesto sobre el alcohol, si bien la procedente del tabaco aumentó el 1,6 %.