El déficit comercial en España alcanzó en el primer semestre de 2014 la cifra de 11.882,4 millones de euros. Prácticamente el doble que en el mismo período de 2013, cuando se situó en 5.824,2 millones de euros. Así lo refleja el informe de comercio exterior facilitado este lunes por el Ministerio de Economía y Competitividad, que dirige Cristóbal Montoro. En el primer semestre las exportaciones moderaron su crecimiento y aumentaron el 0,5 % interanual, hasta 119.265,3 millones de euros, pero aún aumentaron más las importaciones.

Muchas más importaciones
En términos trimestrales, las exportaciones durante el segundo trimestre (de abril a junio) crecieron un 4,2 % frente a los primeros tres meses del año. Según el informe del Ministerio de Economía, las exportaciones tomaron fuerza en abril tras un primer trimestre de mayor debilidad exportadora.

Suben las exportaciones, pero las importaciones lo hacen mucho más.
El problea es que las importaciones sumaron 131.147,7 millones de euros, lo que supuso una subida del 5,3 % respecto al mismo período de 2013. Lo que llevo a que la tasa de cobertura (porcentaje de las compras que pueden pagarse con las exportaciones) se situara tan sólo en el 90,9 %, -4,4 puntos menor a la del mismo período del año pasado-, que fue del 95,3 %. Las exportaciones dentro de la Unión Europea representaron un 63,6% del total en este primer semestre de 2014.

Menos demanda fuera de la UE por la fuerza del euro
Según recoge el informe, en el primer semestre del año se notó una desaceleración de la demanda de los países extracomunitarios, provocada por la debilidad de algunas economías emergentes y por la revalorización que experimentó el euro en ese período. Esto encareció las ventas de España fuera de la Unión monetaria. De esta manera, las exportaciones a países terceros cayeron el 3,1 % interanual.

Menos ventas a los destinos tradicionales
Una excepción, de acuerdo al informe del Ministerio de Economía, lo representa el crecimiento de ventas a Corea del Sur (85,5 % interanual), Japón (26,5 %), Estados Unidos (12,3 %) y México (12 %). Las exportaciones a los destinos más tradicionales avanzaron en el conjunto del semestre, y en el caso de las dirigidas a la Unión Europea lo hicieron el 2,6 %, aunque menos que en el mismo período de 2013 cuando crecieron hasta el 4,7 %.

Estos datos contrastan con el optimismo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que hace solo unos meses, presumía de que el déficit comercial se había reducido. Rajoy no explicaba por qué. La causa que grupos políticos y economistas daban, sin embargo, era clara: la devaluación salarial, provocada por la reforma laboral, que hizo que en España se produjera más barato.

En cualquier caso, las nuevas cifras son un jarro de agua fría sobre la idea de la que presumía el jefe del Ejecutivo de que las "exportaciones eran el motor de la recupación": el motor de las exportaciones se ha gripado al parecer al 'agotarse' el efecto de las reformas. Quizás aquí hay que buscar la razón de que el Gobierno esté hablando de "nuevas reformas" para el próximo curso.