El año pasado, en el que según el Gobierno ya dejamos atrás la recesión, el transporte de viajeros siguió cayendo respecto a 2012, ese año fatídico en el que España estuvo a puntos de quebrar. Recordamos que 2013, el año de adiós a la recesión según el PP, concluyó con la destrucción de 198.000 puestos de trabajo, la tasa de desempleo en el 26,3% (la más alta de la democracia) y con una caída del Producto Interior Bruto del -1,2%. Solo hay dos indicadores, de los miles que estudian los economistas, que han ido bien: el número de turistas y la venta de coches. En cuanto al turismo, con récord de visitantes, no ha tirado del empleo. Y en cuanto a los coches sí han repuntado las ventas, pero en absoluto estamos en cifras pre-crisis.

El peor año desde los atentados del 11-S
No se recuerda un desplome semejante en el número de viajeros que han utilizado el avión desde los atentados del 11 de Septiembre de 2002. Entonces el pánico de gobierno y viajeros desplomó el tráfico aéreo en todo el mundo tras verse en todo el planeta las imágenes de las torres gemelas derrumbándose. El año pasado en España el número de personas que utilizó el avión se desplomó un 14% respecto a 2012, situándose en cifras de hace 11 años. El número de viajeros que utilizaron el avión para desplazarse dentro de España fue de 28,7 millones.

El triunfo del AVE
La implantación y desarrollo en España de la Alta Velocidad Ferroviaria es un proyecto netamente socialista. Felipe González construyó la primera línea Madrid-Sevilla para la Expo del 92, y luego paró hasta el Gobierno de Zapatero. Aznar no hizo nada en su primera Legislatura y en la segunda proyecto dos, Madrid Barcelona y Madrid Valladolid, pero en ocho años de gobierno solo le dio tiempo a inaugurar traviesas. Durante el Gobierno de Zapatero, especialmente en la primera Legislatura, se realizó la mayor inversión en obra pública de la Democracia y no solo se concluyeron esos Aves, sino que se hizo el Ave a Málaga, Valencia y Alicante (aunque el de Valencia lo inauguró Rajoy porque se adelantaron las elecciones) y se diseñaron los AVES a Asturias y Galicia. Los Aves del norte están parados excepto el de Galicia, tierra natal de Rajoy. El AVE ha experimentado un aumento del número de viajeros de un 13,4% el año pasado.

Pero el ferrocarril también baja
En cómputo anual el número de viajeros que han utilizado el ferrocarril también ha bajado, pero tan solo un 0,9%. Es el medio de transporte que menos ha descendido gracias al tirón del AVE, cuyo crecimiento se hace a expensas del avión. Han caído los viajes en cercanías y también en el metro de Madrid, cuyo tráfico de viajeros bajó un 7,3%. Los datos indican que los ciudadanos intentan ajustar sus gastos al máximo y se suprimen, por ejemplo, los desplazamientos por ocio.

Y el autobús
Según el Instituto Nacional de Estadística el número de viajeros que utilizaron el autobús en 2013 bajó un 7,2%, sumando 1,34 millones de viajeros. El autobús es uno de los medios de transporte más baratos, por lo que el descenso en el número de usuarios refleja que los ciudadanos ajustan sus desplazamientos a lo necesario o imprescindible. En definitiva, el indicador de usuarios del transporte público en España correspondiente a 2013 es peor que en 2012. En cuanto al sector del taxi, no hay más que preguntarle a cualquier taxista como le van las cosas.