Efectivos de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional (UDEF) han detenido a Alfonso Tezanos, miembro de la directiva de la patronal madrileña (CEIM) y presidente de la Federación de Empresarios de Madrid (Fedecam), por un presunto delito de fraude en los cursos de formación que pagan las administraciones públicas. En la misma operación ha sido detenido su socio, Víctor Porta, y varias personas más representantes todos ellos de organizaciones empresariales.

Ramificación del 'caso Aneri'
Las detenciones se han producido tras la investigación abierta por presuntas irregularidades en los cursos de formación continuada que se dan con fondos públicos (estatales, regionales y de la Unión Europea) por parte del empresario afincado en Madrid José Luis Aneri. Tezanos ha sido detenido tras saberse que impulso la creación de una de las empresas beneficiaria de los cursos, o que se creó exclusivamente para ese fin. El empresario dimitió de sus cargos como presidente de la Confederación de Empresarios del Comercio Minorista de Madrid (Cecoma), así como de la comisión de formación de la Cámara de Comercio. Eso sí, dimitió al mismo tiempo que denunciaba la existencia de una campaña de difamación en su contra.

11 millones del ministerio y 4 de la Comunidad
Las investigaciones han destapado un enorme fraude en los cursos de formación, con los que organizaciones empresariales se embolsaban cantidades millonarias con cursos que o no se llegaban a impartir o que tenían falsos alumnos. Solo al empresario José Luis Aneri se le imputa haber defraudado presuntamente 11 millones de euros concedidos por el Ministerio de Trabajo para cursos de formación, mientras la Comunidad de Madrid ha reclamado ya la devolución de 4,4 millones de euros a 35 asociaciones empresariales que impartieron cursos de formación. De esos 4,4 millones 2,7 millones se corresponderían con lo presuntamente defraudado por Aneri.

La imagen de la clase empresarial
Este caso va camino de dejar pequeño el de los ERE de Andalucía, sin embargo su tratamiento en la derecha mediática es infinitamente menor. Para empezar hay un presidente de la gran patronal española, la CEOE, en la cárcel: Gerardo Díaz Ferrán, acusado entre otras cosas de quiebra fraudulenta para no pagar a los acreedores. Ahora han sido detenidos dos relevantes empresarios de la patronal madrileña, Aneri y Tezanos, pero hay más empresarios detenidos, algunos de ellos en Córdoba. La patronal andaluza está sumida en el escándalo y la patronal madrileña, CEIM, tiene un presidente, Arturo Fernández, que vuelve a presentarse a la reelección que debe dinero a Hacienda y a la Seguridad Social. Es lo que se llama una casta empresarial 'ejemplar' que, entre otras cosas se permitió dar lecciones del tipo de que en este país hay que trabajar más y ganar menos. Eso, por ejemplo, lo dijo Díaz Ferrán, el mismo que hundió viajes Marsans y ocultó su patrimonio para no indemnizar ni a los trabajadores despedidos ni a los acreedores.