La mayor cooperativa de aceite de oliva de España, Dcoop, está en el punto de mira de buena parte del sector aceitero por su estrategia de bajada agresiva de precios en el mercado norteamericano, que está desplazando a una parte importante de las marcas consolidadas en ese mercado.

Muchos exportadores están viendo cómo sus operaciones en Estados Unidos se están reduciendo ante la imposibilidad de recibir los precios adecuados debido a esta caída generalizada del valor del aceite de oliva en el mercado estadounidense.

Dcoop está utilizando para sus operaciones en EEUU a una sociedad que comparte con el grupo aceitero marroquí Devico y que comercializa la marca Pompeian. Según las fuentes consultadas, esta marca utiliza aceite de origen español proporcionado por Dcoop, pero también de Túnez, Marruecos, Turquía y hasta de Siria para aglutinar partidas con los precios más bajos posibles para impulsar su marca a toda costa. Pompeian lleva meses con una agresiva campaña de venta a precio reducido en grandes cadenas comerciales estadounidenses como Wallmart, desplazando a marcas españolas e italianas.

Los productores no entienden la estrategia

Si en esta cadena de gran difusión en Estados Unidos las marcas españolas e italianas se venden a un precio medio de 11 dólares litro, Pompeian está por debajo de 8 dólares. En otros segmentos de distribución de alimentación las marcas españolas e italianas están en torno a los 13 dólares litro y Pompeian ligeramente por encima de 9 dólares. Buena parte de los productores españoles de aceite no entienden la estrategia de la que es la mayor cooperativa aceitera del país por hundir precios en Estados Unidos y arruinar a todo el sector.

Por otra parte, en el sector cooperativo del aceite no se entiende que una cooperativa como Dcoop, que debería velar por los intereses de sus socios aceiteros, esté comprando aceite barato en cualquier mercado exterior en perjuicio de sus asociados.

Esta información complementa la que publicamos recientemente en 'El Plural' en el que señalábamos que Dcoop había desatado la alerta en el sector debido a su "estrategia para controlar el mercado" que ya había producido una bajada en el precio del virgen extra del 35%. 

Asimismo, esta estrategia estaría perjudicado gravemente a los productores de Jaén, la principal zona aceitera de España, sobre todo a Jaencoop y al grupo Interoleo, con importantes reservas de aceite aún en sus almacenes y en situación complicada si se mantiene la actual tendencia a la baja de los precios.