La patronal española, CEOE, ha llegado a comportarse como una agrupación más del Partido Popular. Gobierne o no el PP siempre está a su servicio, o bien para criticar al gobierno socialista -aunque pacte con él- o bien para alabar las propuestas que haga el PP. Por no hablar de los cuantiosos 'donativos' que, tal y como está acreditado ante el juez Ruz de la Audiencia Nacional, hacen los empresarios españoles al partido que actualmente gobierna España. Tal es la confianza del Gobierno en que, haga lo que haga, o bien recibe aplausos de la patronal o por lo menos no reciben críticas, que los ministerios ya no guardan ni las formas. Ni les llaman, ni les consultan ni, en algunos casos, se les ponen al teléfono. Ante tanto ninguneo los empresarios han decidido enviarle una señal al Gobierno y, contra todo pronóstico, votaron lo mismo que los sindicatos en el Consejo Económico Social sobre la reforma de las pensiones: en contra. Y añadieron una puntilla, también los empresarios alertan del peligro que supone la pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas.

Sorpresa en el Ministerio, en Moncloa y en el PP
Al término de la reunión del Consejo Económico y Social (CES), en el que están sindicatos y organizaciones empresariales, de este jueves se supo que, contra todo pronóstico, la CEOE había votado en contra de la reforma de las pensiones del Gobierno. Es decir, que la patronal votó lo mismo que los sindicatos. En el Gobierno no se lo esperaban y la sorpresa fue mayúscula en el Ministerio de Empleo, donde no pudieron ocultar su sorpresa y extrañeza cuando los periodistas llamaron para recabar su opinión. De la sorpresa pasaron al enfado, sobre todo porque dese Moncloa llamaron inmediatamente al departamento de Fátima Báñez a pedir explicaciones. Disgusto en Moncloa y disgusto en el PP, porque no está el partido que Gobierna para buscarse más enemigos.

Zapatero "nos trataba mejor": pactó la reforma
La CEOE considera que se ha portado "más que bien" con Rajoy y con el Gobierno, según ha manifestado un empresario de la organización a ELPLURAL.COM, y lo "mínimo" que piden es que se les trate con "deferencia o que al menos se guarden las formas". El cabreo de la patronal es considerable y le han dado una patada en la espinilla a la ministra de Empleo, Fátima Báñez: "no aceptamos el ordeno y mando por sistema, al menos que abran un proceso de diálogo como han hecho todos los Gobiernos". El ejemplo es obvio, la reforma de las pensiones aprobada por el Gobierno de Zapatero fue pactada con sindicatos y empresarios. Esta ni ha sido pactada ni negociada, "ni siquiera comentada". En definitiva en la CEOE se quejan de "ninguneo" y exigen al PP que "al menos guarden las formas".