La Comisión Europea ha dado a conocer hoy sus previsiones económicas para los próximos dos años que se pueden resumir, en lo que a España concierne, en que hemos dejado de caer pero permanecemos en el fondo de un pozo muy hondo, por no hablar de una sima abisal: la tasa de paro rondará el 26% (ligeramente por debajo), la deuda pública superará el 100% del PIB por primera vez en cien años, a pesar de la avalancha de recortes el Gobierno no consigue embridar el déficit, no se conceden créditos y solo funcionan tímidamente las exportaciones gracias a la devaluación interna. Con seis millones de parados, una deuda pública y privada gigantesca y sin actividad económica, nos esperan años duros y desde luego ni Bruselas ni ningún economista serio puede ver ni la luz al final del túnel ni que España vaya a "asombrar al mundo" como dijo Montoro.

Este año cerrará en recesión
Aunque el tercer trimestre del año cerró con un mísera décima de crecimiento del PIB (0,1%) y se prevé que el último trimestre sea también de crecimiento, lo cierto es que este año será un año de recesión porque la economía española habrá retrocedido un -1,3% en su Producto Interior Bruto. Es cierto que la Comisión Europea mejora en dos décimas este mal dato, dado que en primavera pronóstico que la recesión sería del -1,5%, pero por mucho que se empeñe el Gobierno es un mal dato y 2.013 terminará en recesión. Para el año que viene Bruselas pronostica un crecimiento del 0,5% del PIB, con lo que rebaja las expectativas del Gobierno de Rajoy que habla de un crecimiento del 0,9, casi del 1%. Para el 2015 estipula un crecimiento del 1,5%.

Desempleo "intolerable"
El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, calificó con "intolerable" el altísimo nivel de desempleo que tiene España y que según Bruselas no bajará del 25% en los próximos dos años, lo que supondrá la segunda tasa peor de toda la democracia después del 26% alcanzado a principios de este año. Ambos récord negros computan en el Gobierno de Rajoy. Es más, la Comisión Europea cree que el elevadísimo paro, el segundo más alto de toda la UE solo superado por Grecia, va a seguir así durante muchos años, lo que dificultará la reactivación del sistema financiero y, en definitiva, la recuperación económica.

Habrá más ajustes porque el déficit está fuera de control
A pesar  de los recortes brutales, especialmente en Sanidad, Educación y el golpe mortal a la Dependencia, el Gobierno no consigue embridar el déficit. Rajoy ha obtenido ya de Bruselas dos prórrogas y este año le permitía elevar el déficit al 6,5% del PIB. Bruselas ya sabe que España no cumplirá otra vez estima, que sin incluir las ayudas a la banca, el déficit será del 6,8% pero como el déficit real, el que cuenta, es el que incluye el rescate a los bancos, el déficit superará el 7%. Y las previsiones europeas para los próximos años son peores porque el Gobierno se había comprometido a que el déficit del año que viene sería del 5,4% y para el 2015 debe estar ya en torno al 3%. La Unión Europea hace un pronóstico demoledor, en 2015 el déficit se volverá a disparar hasta el 6,6%, por lo que -diga Rajoy lo que diga- los recortes seguirán.

El comisario Rehn ha explicado que solo el año que viene, para dejar el déficit en el 5,8% del PIB, el Gobierno debe ejecutar otro recorte de unos 7.000 millones de euros. En definitiva afirmó que España tendrá que realizar "grandes ajustes", lo que significa más sufrimiento para los ciudadanos.

La cuarta peor economía
España será el cuarto país que menos crecerá de toda la zona euro. Para tenerlo claro, los tres países rescatados, Grecia,  Portugal e Irlanda darán mejores datos: Irlanda crecerá un 1,7%, Portugal un 0,8 y Grecia un 0,6%. Únicamente Chipre, que caerá un 3,9, Eslovenia que está al borde del rescate y retrocederá un 1% y Holanda con un crecimiento del 0,” tendrán datos peores.