El dictamen del Consejo Europeo sobre el Plan Nacional de Reformas que envió el Gobierno hace un mes a Bruselas para sacar a España de la crisis no puede ser peor. El varapalo es de tal calibre que Cristóbal Montoro y Luis de Guindos, ministros de Hacienda y de Economía respectivamente, deberían estar pensando en dimitir o Rajoy debería ir pensando en cesarlos.

El informe de la Comisión Europea dice que en España "son necesarios más ajustes de consolidación y disciplina fiscal a nivel regional" y que se necesita avanzar en las recientes reformas, como las del mercado laboral, financiera, educativa y del sistema de pensiones. Pero además hay frases demoledoras que cuestionan la capacidad del Gobierno, como por ejemplo que "para algunas áreas el programa no contiene ningún plan específico para hacer frente a los desafíos que se presentan", es decir, que el Gobierno improvisa y no concreta, o que aunque la mayor parte de las reformas ya han comenzado "España aún tiene por delante importantes desafíos para recuperar la confianza del mercado".

Europa critica la subida del IRPF y pide subir el IVA
El informe de Bruselas es demoledor con las reformas fiscales de Montoro y Rajoy. Critica que el Gobierno del PP subiera el IRPF, que es un impuesto sobre las rentas del trabajo, porque "va en la dirección contraria a las recomendaciones del Consejo", cuando lo que se debería haber subido es el IVA, un impuesto indirecto. Bruselas pide a España que suba el IVA para equipararlo con la media de la Unión Europea o bien que reduzca la lista de productos y servicios que gozan de IVA superreducido. El análisis de los técnicos europeos es demoledor: "España sólo consigue un 42% de los ingresos teóricos que podría obtener aplicando este impuesto con efriciencia", se asegura.

Y critica que se mantenga la deducción fiscal por vivienda
El Gobierno de Zapatero reformó este impuesto y se mantuvo la deducción por vivienda solo para las rentas bajas. El PP convirtió este asunto en promesa electoral y nada más llegar al Gobierno recuperó la desgravación por compra de vivienda, medida que sentó muy mál en el Banco Central Europeo y especialmente al Gobierno alemán.

Ahora Bruselas dice cláramente que esa deducción debe eliminarse porque impide tener un sistema impositivo más eficaz y, sobre todo, porque "esta política ha estado alimentando la burbuja inmobiliaria y ha provocado el fuerte aumento de la deuda hipotecaria".

Reforma laboral insuficiente
Bruselas acusa al Gobierno de español de haber seguido "solo parcialmente" las recomendaciones de los técnicos y en el informe se dice: "No está claro que la reforma sea lo suficientemente ambiciosa dados los desafíos a los que se enfrenta la economía española", y se especifica que los costes de despido para los trabajadores con contrato indefinido siguen siendo altos en comparación con los contratos temporales". También se critica que "confía demasiado en incentivos financieros para la creación de puestos de trabajo que se han demostrado ineficientes en el pasado".

Adelantar el retraso de la jubilación
Parece un contradicción pero no lo es. Zapatero se vió obligado a retrasar la edad de jubilación a los 67 años a partir de 2013, lo que convertía la edad real de jubilación en 65 años en vez de los 62 actuales. Merkel ya mostró sus sorpresa y disgusto cuando el PP, entonces en la oposición, votó en contra de este medida. Ahora que está en el Gobierno el PP no va a modificar esa Ley y Bruselas le dice que, ante el empeoramiento de la situación económica, el gasto público asociado al envejecimiento de la población continúa por encima de la media europea. En Alemania hace años que se aprobó alargar la edad d ejubilación a los 67 años ante el aumento de la esperanza de vida.

Reforma del sistema financiero insuficiente
La segunda reforma del sistema financiero aprobada por el PP  no va a solucionar todos los problemas de los bancos españoles, según las autoridades comunitarias. Bruselas afirma que "los bancos españoles aún tienen exposiciones muy grandes al mercado inmobiliario", que la agudización de la crisis en España merman las posibilidades de ingresos para generar beneficios a medio plazo y que el riesgo de los balances aún no ha quedado cubierto. Además el informe de la comisión pronostica que el precio de las viviendas deberá caer aún más para absorver el enorme stock de casas sin vender.

Suspenso en todo
Para rematar la Comisión reprocha al Gobierno de España que en el Plan Nacional de Reformas no se propongan medidas efectivas para que las empresas tengan acceso a la financiación y critica la Ley de pago a proveedores vendida a bombo y platillo por Montoro porque "castiga a los empresarios que tienen que aceptar pérdidas en los intereses y por tanto va contra la Directiva Europea de Paghos Atrasados.

Y hay más, Bruselas reprocha al Gobierno de Rajoy que se ponga un plazo demasiado largo, hasta el año 2020, para implementar todas las reformas.

No hay herencia recibida que valga
Rajoy y el PP no tienen argumentos políticos para defenderse del tremendo varapalo europeo. Lo que Bruselas ha estudiado, analizado y juzgado es el Plan Nacional de Reformas eleborado en su integridad por el Gobierno del PP y que según palabras de la Vicepresidente Soraya Sáenz de Santamaría, acabaría con todos los despropósitos del Gobierno de Zapatero y pondría a España en la senda de crecimiento. El suspenso de Bruselas al documento del  actual Gobierno es de tal calibre que no se recuerda un documento tan duro contra España desde que ingresamos en la Unión Europea. La credibilidad y la capacidad de gestión del Gobierno del Partido Popular ha quedado por los suelos con el Plan a ocho años que han presentado en Bruselas. Un desastre total.