Adif licita por 1,3 millones la ampliación de la sala de embarque de Madrid Puerta de Atocha

Adif ha licitado por importe de 1,3 millones de euros el contrato para la ampliación de la sala de embarque situada en la primera planta de la estación de Madrid-Puerta de Atocha, con el objetivo de adaptarla al previsible aumento de viajeros, que el pasado año superaron los 22 millones.

Según informa Adif en un comunicado, esta ampliación se desarrollará en el vestíbulo comercial de acceso, que se abrirá y ensanchará generando una gran plaza interior alrededor de la cual gravitará toda la sala. Los viajeros, una vez pasado el control de accesos principal, accederána un espacio central desde el que tendrán una visión mejorada de los puntos de embarque. Además, en el extremo este de la sala, en el entorno de los puntos de embarque para el Corredor Madrid-Barcelona-Frontera francesa, se habilitará una nueva "sala club y un punto de última hora específico para este corredor".

La ampliación del vestíbulo central se conseguirá gracias a la demolición de la actual sala club 2. De este modo, se aumenta la superficie disponible por viajero, con la consiguiente mejora del nivel de servicio, y el espacio disponible para realizar el acceso a los embarques.

Seis meses de obras
La reordenación del vestíbulo generada por esta ampliación, que se ejecutará en un plazo de seis meses, se aprovechará para ejecutar otras actuaciones importantes como la reubicación de la banda comercial oeste, con un importante aumento de la superficie comercial disponible. A su vez, se acometerá la mejora del acceso a las instalaciones de la sala, con la remodelación de las mismas y la disposición de un falso techo específico que enmarca los frentes comerciales y la integración de los aseos de la sala en un único bloque y el desplazamiento y mejora del recinto de control de acceso, manteniendo y optimizando los puntos de control.

La nueva sala club se ubicará en el recinto anexo del vestíbulo de Cercanías de la primera planta, espacio "actualmente poco utilizado", con el acceso próximo al embarque para los servicios del Corredor Madrid-Barcelona-Frontera francesa. Esta sala sustituirá a la actual sala club 2, mejorando su ubicación y "aumentando su superficie". En la prolongación de su acceso se dispondrá también un punto de última hora, específico para este Corredor

La nueva sala club dispondrá de un bloque de servicio totalmente terminado, que incluirá los aseos, una sala para equipajes, almacenes y una sala de climatización.

El perímetro de la sala será acristalado, con el objetivo de "minimizar la reducción de luz" en el vestíbulo de Cercanías, y contará con un recinto interior diáfano, que será diseñado por Renfe de acuerdo a sus criterios corporativos y comerciales.

Estas actuaciones se complementan con el desplazamiento y mejora del recinto de control de acceso de la zona este, manteniendo y optimizando los puntos de control actuales