Economía
El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, durante su participación en un desayuno informativo en el que ha analizado los retos y propuestas del sindicato para 2018. EFE
El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, durante su participación en un desayuno informativo.
|
Fuente
:
EFE

UGT denuncia una mayor inversión del Gobierno en armamento

El sindicato asegura que para 2018 se reduce la inversión pública y la de infraestructuras

14
Dom, 13 Mayo 2018

UGT ha denunciado este domingo, a través de un comunicado, que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018 reducen la inversión pública y la de infraestructuras a cambio de un mayor incremento en la adquisición de armamento.

De esta manera, el sindicato señala que la inversión pública del Estado contenida en Presupuestos alcanza los 7.636 millones de euros, el 0,65% del PIB, un guraismo que, a su juicio, supone que el Gobierno "renuncia a la inversión y al efecto expansivo de la recuperación económica".

Ha argumentado que la inversión en 2018 será casi la mitad de la que se efectuaba en 2008, cuando se presupuestaron para este capítulo 14.040 millones de euros.

"No sólo es la cantidad, sino también la calidad. La configuración de este presupuesto presenta graves desequilibrios en su composición y se aleja de las necesidades de nuestro país", afirman desde el sindicato, que denuncia que, del total del presupuesto en inversión pública del Estado, el 40% se destinará a atender compromisos de pago del Ministerio de Defensa con programas especiales de armamento.

UGT advierte además de que los Presupuestos de 2018 albergan una inversión del Estado en infraestructuras por un valor que ronda los 8.500 millones de euros, lo que supone el 0'73 del PIB. Una cifra que no ha gustado en el sindicato, pues no llega a la inversión proyectada en los primeros años con crecimiento del PIB positivo. 

El presupuesto se destina, en su mayor parte, a ferrocarril (44%) y carreteras (24%). Para UGT, sería necesario orientar la inversión en carreteras y ferrocarril hacia el mantenimiento y conservación de las infraestructuras existentes y la racionalización y revisión a fondo de los proyectos de infraestructuras de alta capacidad pendientes, especialmente los referidos a la Alta Velocidad. Sin embargo, los Presupuestos vuelven a concentrar un 32% de la inversión en infraestructuras a la Alta Velocidad.