Economía
Un 32,7% de los españoles estaría a favor de que el Estado recupere competencias que ahora gestionan las comunidades autónomas.
Varias personas caminan por una calle

Las empresas ganan un 200% más y los salarios siguen estancados

IVA, IRPF y otros impuestos aportan más del 80% de la recaudación fiscal; Sociedades, sólo el 12%

1K
Lun, 22 Ene 2018

Los beneficios de las compañías en España crecieron en el 2016 un 200% respecto al año anterior, mientras que los salarios siguen estancados desde 2012, según un informe de Oxfam Intermón titulado "Premiar el trabajo, no la riqueza", que la organización presentará en el marco del Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), que reúne desde mañana al día 26 a líderes políticos y empresariales de todo el mundo.

Una clase media española cada vez más pequeña
El documento, presentado hoy en Barcelona, concluye que la clase media es cada vez más pequeña en España, donde la recuperación económica sólo se está produciendo para las empresas, que están teniendo pingües beneficios, mientras los salarios se han reducido y en el mejor de los casos, estancado.

Entre el 2007 y el 2016, mientras que el 10% más pobre ha visto disminuir su participación en la renta nacional en un 17%, el 10% más rico lo ha visto incrementarse en un 5%, según el informe.

Desde el comienzo de la recuperación (2015), la mayoría de los euros procedentes del crecimiento económico van a parar en los bolsillos de los más ricos, que se han embolsado cuatro veces más dinero que la franja más pobre de la población. En el último año esta disparidad es todavía más visible: el 1% más rico capturó el 40% de toda la riqueza creada; el 50% más pobre apenas el 7%.

Los beneficios de las compañías en España crecieron en el 2016 un 200% respecto al año anterior mientras que el coste laboral por persona trabajadora tuvo una variación negativa (-0,1%) y se mantiene estancado desde el 2012.

Seguimos con los salarios de hace 10 años
La participación de los salarios en la renta disponible bruta ha caído un 0,5% desde el año 2000 hasta el 2016. La remuneración de los trabajadores no ha recuperado todavía los niveles de aquel entonces. Sin embargo, los beneficios empresariales sí lo han hecho dos años antes y se situaban, en el segundo trimestre del 2017, un 8,3% por encima de lo registrado en el primer trimestre del 2009.

Más beneficio a partir de menos salarios
Desde el primer trimestre de 2012 la productividad por hora trabajada ha crecido diez veces más que el salario promedio. Los sueldos están paralizados, ya que las compañías han optado por ganar competitividad a base de un menor coste laboral. Externalización de los servicios y trabajos precarios son moneda corriente. Algunos colectivos, como mujeres y jóvenes, pagan la factura. El sueldo anual de un trabajador de 26 años hoy es un 33% inferior al del 2008.

Hacienda premia a los ricos y castiga a los trabajadores
La política fiscal premia al capital y no al trabajador. El 83% de la recaudación fiscal en el 2016 provino del IVA, el IRPF y otros impuestos, mientras que el Impuesto de Sociedades aportó el 12% del total (10% menos que en el 2007).

Un multimillonario nueva cada dos días
No ocurre sólo en España, sino que se trata de una tendencia a nivel mundial, según el informe de Oxfam, que  subraya que el número de multimillonarios que hay en el mundo se incrementó como nunca en 2017 al detectarse uno nuevo cada dos días. Desde 2010, la riqueza de la elite económica ha aumentado en un 13 % anual.

El mayor aumento de la historia en el número de personas cuya fortuna superó los 1.000 millones de dólares, se registró entre marzo de 2016 y marzo de 2017, con un nuevo "milmillonario" cada dos días, de acuerdo con el informe.

Un fracaso del sistema económico
La directora ejecutiva de Oxfam Internacional, Winnie Byanyima, afirmó que "el 'boom' de los 'milmillonarios' no es signo de una economía próspera, sino un síntoma del fracaso del sistema económico".

"Se explota a las personas que fabrican nuestras ropas, ensamblan nuestros teléfonos y cultivan los alimentos que consumimos para garantizar un suministro constante de productos baratos, así como para engrosar los beneficios de las empresas y sus adinerados inversionistas", señaló la experta.

El 50 % más pobre -3.700 millones de personas- no se benefició lo más mínimo del crecimiento económico mundial.