Liquidación de intereses


La liquidación de intereses es el rédito obtenido por una cuenta bancaria, previamente pactado con la entidad por medio de un contrato. Los términos recogidos en este documento son los que determinan la cantidad que se va a percibir, pues son los que fijan el tipo de interés, el periodo de liquidación, etc. 

Desde un punto de vista más práctico, una liquidación de intereses es la conversión de un activo- como son los depósitos bancarios o cuentas remuneradas- en dinero en efectivo o líquido. Aún más sencillo. Los ahorradores que desean sacar un rendimiento a su dinero, recurren a los depósitos bancarios: prestan una parte de su capital a la entidad y, en ese mismo momento, obtienen un derecho de cobro por ese “préstamo”. Estos ahorradores van a poder devengar los intereses de su depósito. 

Ejemplo: 

“El Depósito Self al 3 % TAE tiene una duración de 3 meses y la liquidación de intereses es a vencimiento. El saldo máximo remunerable al 3 % TAE es de 15.000 euros. Si se invierten 15.000 euros durante 3 meses se ganarán 111 euros aproximadamente. La parte del saldo que exceda de ese importe rentará al 0,60 % TAE en la cuenta de ahorro asociada”.

Liquidación de intereses VS devengo de intereses 

¿Es lo mismo la liquidación de intereses que el devengo de intereses? Por definición, devengar es obtener el derecho a percibir una retribución; liquidar es convertir en dinero líquido, en efectivo. Cuando un ahorrador contrata una cuenta remunerada o un depósito, obtiene el derecho a recibir un rendimiento, por ejemplo, cada dos meses. A los 30 días de haber ingresado el dinero, el cliente ya cuenta con unos intereses devengados: el banco le debe un mes de intereses por sus ahorros. Pero, hasta el día 60, no se liquidarán esos intereses (no se convertirán en efectivo en la cuenta del cliente). 

Ejemplo: 

“El acuerdo supone para los acreedores aceptar una quita del 97%, manteniéndose el 3% restante con vencimiento a 10 años, sin devengo anual de intereses y sin posibilidad de capitalización. Los que participen en el rescate podrán capitalizar un 70% del importe de los créditos, recibiendo a cambio un 40% de la nueva Abengoa”.



Noticias relacionadas