Capital


Según las consideraciones del Banco de España, el concepto de capital hace referencia tanto al dinero de un individuo (o conjunto de recursos susceptibles de convertirse en dinero) como al total de las aportaciones realizadas para la creación de una sociedad. En definitiva: es el valor de las propiedades monetarias de una persona o empresa. 

Desde un punto de vista más amplio, se podría considerar el capital como el conjunto de recursos empleados para obtener un valor, generando nuevos bienes o servicios. Para poder cumplir esta labor, el capital debe combinarse con otros factores de producción: trabajo, tierra y conocimiento. 

Ejemplo: “Santander se deshace de la filial del Popular para conseguir capital”,

Tipos de capital

  • Público o privado: según sea propiedad del Estado o de agentes individuales.
  • Capital fijo o capital circulante. El primero es una inversión a largo plazo (edificios, maquinaria); el segundo está íntimamente relacionado con el pasivo circulante (pagarés, factoring, etc).
  • Capital social: aportación realizada por los accionistas en una sociedad, otorgándoles sus derechos dentro de la misma, y constituyendo la base para la existencia de la sociedad. Dentro del capital social, podemos distinguir a su vez el capital suscrito (cifra que los accionistas se han comprometido a aportar) y capital escriturado (capital social establecido en la escritura pública de la sociedad). Una ampliación de capital permite aumentar el capital social a través de la emisión de nuevas acciones  o el incremento del valor nominal de las ya existentes. 

Ejemplo: “La opa se dirige al cien por cien del capital social de Axiare, aunque se excluyen las acciones que ya son titularidad de Colonial” 

  • Capital riesgo: son las inversiones en empresas de nueva creación para favorecer su crecimiento y expansión.

Ejemplo:  “Intel apuesta por la inversión en startups especializadas en datos. A través de su división de capital riesgo, un total de 15 empresas de nueva creación se reparten alrededor de 60 millones de dólares”.

Coste de capital

Es el rendimiento que debe ofrecer una inversión para que el valor de la compañía en el mercado permanezca estable. Al mismo tiempo, también son los gastos en los que incurre una empresa para financiar sus proyectos a través de los recursos propios. El cálculo del coste o costo de capital es imprescindible para analizar el estado de la empresa, detectar fallos y mejorar su eficiencia.