Estoy casi seguro que muy pocos de los lectores de este post responderán que eso de los gastos de Defensa les interesan. La mayoría de los españoles pasan de todo lo que significa Defensa: guerra, soldados, militares y cosas así. Digo, la mayoría. Después hay algunos entusiastas de desfiles, juras de bandera reiteradas, gorras de la Guardia Real y cosas así. Creo que una minoría. Y luego hay españoles que creen que hay que tener un sistema de Seguridad y Defensa racional, eficiente y con costes medidos. No son muchos. Porque, además, estamos en una crisis económica como no se recuerda desde hace decenios. Desgraciadamente, el responsable de este asunto no se ha dado cuenta de la importancia que la cuestión tiene y va a tener para España. Pero es el ministro de Defensa y es el que manda. Se llama Pedro Morenés.

En general, los ministros de Defensa en la España de la crisis suelen ser cobardes. Saben que tienen que acometer reformas tremendas (como casi todo el país) pero tratan de envolverse en la bandera y exigir chapuzas. El ministro Morenés está plenamente en este grupo de personajes faltos de valor. Sabe que no hay dinero ni para los planes de inversión normales ni para los extraordinarios (que vienen de atrás). Pero no dice nada, ni anima a los ciudadanos y a las fuerzas Armadas a entender nuevos modelos de Defensa y Seguridad. Que los hay.

Sigue leyendo en el blog de Luis Solana