El pasado día 7 del mes en curso, Javier Rey del Castillo, experto en sanidad, ex alto cargo en gobiernos anteriores y actual Secretario de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida del Ministerio de Sanidad, dio en Valencia una conferencia bajo el epígrafe de “El futuro del sistema sanitario público y privado” en la que consideró “crítica y precaria” la situación nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS), un sistema que fue creado para garantizar la igualdad en el acceso a la atención sanitaria por parte de cualquier ciudadano y en cualquier lugar del territorio español, y que se ha convertido en "un árbol de ramas dispersas y sin límites establecidos” en el que se permite que cada comunidad autónoma haga lo que quiera, incluso en lo referente a la "gestión público-privada", motivo por el que se impone una revisión de las bases de este sistema para garantizar el cumplimiento de los objetivos de accesibilidad, universalidad y gratuidad que justificaron su creación y no deberían ser puestos en cuestión bajo ningún concepto.

Habría que unificar los criterios sanitarios de las diferentes autonomías
Según Javier Rey, cada autonomía “campa por sus respetos, incluso en temas financieros" y va a su aire con criterios tan dispares que   acabará siendo imposible  “ser atendido en condiciones similares en cualquier parte del territorio español" al haberse “troceado el sistema de bienestar” y creado diferentes niveles de prestación en las distintas autonomías. Esta realidad, traducida en una confluencia de posturas, está ocasionando una anarquía en la que cada cual actúa según le place y hace necesaria la unificación y coordinación de las diferentes regiones autonómicas, al menos en materia sanitaria.

El alto cargo en sanidad consideró absurdo que “una comunidad autónoma funcione con unos criterios de priorización y otra con otros, cuando deberían ser homogéneos para todo el Estado”, motivo por el que propugnó la urgencia de un cambio en las bases y el funcionamiento del SNS así como modificar la Ley General de Sanidad”.

Sigue leyendo en el blog de Alberto Soler