María Teresa Campos no perdona a su amigo y antiguo colaborador Arturo Fernández, sus andanadas derechistas cuando le invitó a participar en su programa de Telecinco '¡Qué tiempo tan feliz!' el pasado mes de septiembre. La veterana presentadora confesó ayer en 'Sálvame' que tuvo que morderse la lengua cuando el actor, ahora convertido en icono de la derecha extrema, dijo que la izquierda no soportaba la victoria del PP.

Se mordió la lengua
Aunque al principio no quiso dar su nombre, Jorge Javier Vázquez la presionó y finalmente acabó reconociéndolo. En concreto dijo que los argumentos de Fernández le parecieron de "derechona, no de derechas", según recoge Periodista Digital, y añadió que, por repeto, no le dijo entonces lo que en realidad pensaba:
El padre de Arturo Fernández era un hombre de izquierdas, un sindicalista. Y entonces yo le pregunté :¿qué hubiera dicho tu padre si hubiera leído lo que has dicho? Y entonces, él dijo: "Uy, estaría encantado, estaría encantado". Entonces, si él no hubiera sido mi amigo le hubiera contestado otra cosa. No fuí capaz por respeto a él y a su carrera y a todo. (...) Yo, lo que le hubiera dicho es que su padre se hubiera muerto otra vez. Ese tema ya está olvidado y ésto le perjudica a él. Arturo está por encima de todo ésto".