El locutor de éxito Alberto García se ha visto obligado a abandonar MegaStar, la radio juvenil de la cadena COPE, tras sufrir una intensa campaña de acoso y derribo por parte de sectores ultraconservadores que le acusaban de “blasfemia”.  Especialmente, los grupos más ultras de la Iglesia católica se mostraron indignados por una imagen que García compartió en su cuenta de Twitter en la que podía leerse “bendito condón que quitas el sida en el mundo”.

La imagen “terrorífica”
La imagen, que fue subida a la red hacía casi un año, fue calificada por Infovaticana  -portal de información religiosa que cuenta con el visto bueno de la jerarquía católica española-, como “terrorífica” y de “dureza extrema” al “ofender gravemente a Cristo” y “mezclar el rostro de la Santísima Virgen María con la imagen de los órganos sexuales femeninos”.



En el punto de mira
Aunque el productor  y locutor de MegaStar aclaró en un comunicado de prensa que la cuenta de Twitter era “de carácter personal” y expresó sus disculpas “a las personas que se hubieran sentido ofendidas”, la presión mediática no disminuyó. Tanto es así que la propia Infovaticana y otros medios de comunicación como Intereconomía pusieron el grito en el cielo por otras imágenes que MegaStar había compartido con los jóvenes a través de su cuenta oficial de Twitter.

MegaStar también en el punto de mira
Así, en un artículo titulado “La emisora juvenil de la Conferencia Episcopal, excesivamente liberal”, la versión digital de La Gaceta denunciaba “el doble rasero de los medios de comunicación dependientes de la Conferencia Episcopal Española”. En concreto, Intereconomía se mostraba escandalizada ante las “imágenes subidas de tono” compartidas en internet por MegaStar en las que por ejemplo “se aprecia a Miley Cyrus en varias poses poco decorosas, enseñando generosamente y en actitud lasciva, gran parte de su anatomía”.



Intereconomía se escandaliza
Intereconomía, que lleva sin pagar a sus trabajadores desde hace más de ocho méses y planea un ERE que dejará en la calle a cientos de periodistas, también lamentaba que la emisora juvenil “promocionase escenas muy explícitas de contenido homosexual y besos entre dos chicos”. En su opinión, estas fotografías “difícilmente casan con el ideario que el Grupo COPE, matriz de esta nueva frecuencia juvenil, dice tener”.



La COPE cede a la presión de los ultras
Ante tanto ataque, la cadena COPE ha pasado en cuestión de horas de defender la profesionalidad de Alberto García a emitir un comunicado de prensa en el que anuncian que el locutor “deja de ejercer su labor profesional en MegaStar FM”. Además, el grupo COPE reconoce “haber cometido un error a la hora de encargar la producción de los programas de su nueva emisora juvenil a una persona que, aún reconociendo su valía profesional, no se ajustaba a los parámetros requeridos para asegurar la orientación deseada para esta nueva cadena”.

Los ultras no se conforman
Pero la salida de la COPE de Alberto García -disfrazada por la radio católica como una decisión voluntaria y celebrada por un blogero de Intereconomía como el triunfo del bien sobre el mal-, sigue sin calmar los ánimos de los sectores más ultras de la Iglesia. De hecho, desde Infovaticana ya exigen “dimisiones rápidas en la COPE” además de una “limpieza a fondo de todo lo que huela a podrido en la emisora”.