La nueva dirección de la Corporación RTVE ha sido recibida por los trabajadores con un día de lucha: dos paros, el primero entre las 12 y las 14 horas, el segundo entre las 18 y las 20 horas. Acciones que han obligado a que se acortara el programa de Mariló Montero, Las Mañanas, y a que durante esos tiempos se emitan programaciones alternativas.



Además, la representación de los trabajadores ha obligado a que en TVE se pase un rótulo cada 20 minutos y en RNE una grabación especificando que la Corporación se encuentra en esta situación de conflictividad laboral. En La 1, se han emitido documentales sobre alimentación y capítulos de Españoles por el Mundo, por ejemplo.

El Comité Intercentros, que es el que ha convocado estos paros parciales, canaliza así la exigencia de "una financiación estable y suficiente para un servicio público y de calidad". En sus diferentes folletos, en los que informan de las razones para los paros, se especificaban consignas como "O paramos, o nos desmantelan", y se recordaba que el Gobierno ha vuelto a realizar un "recorte en los presupuestos generales de 292 millones de euros, el 50% de la aportación del Estado" a las cuentas de la Corporación.

Según los representantes de los trabajadores, el desmantelamiento de la Corporación ya ha comenzado a tener lugar con la desaparición de la emisión en Onda Corta de Radio Exterior, y el peligro en el que se ponen las inversiones en producción propia.