Se esperaba, pero la bofetada que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha soltado en la cara de la dirección de Canal Nou amenaza con tumbar la propia radiotelevisión valenciana. El TSJCV ha venido a decir que la decisión de la dirección de la televisión autonómica ha sido un chapuza, algo que, como les anunciamos en ELPLURAL.COM, había venido ya a decir el propio fiscal, que calificó de "trato discriminatorio" a los afectados por el ERE, y de "irregularidades" en el procedimiento.

La directora general de Canal Nou, Rosa Vidal. EFE La directora general de Canal Nou, Rosa Vidal. EFE



Fraude en la selección de los afectados
Los demandantes, los sindicatos presentes en la radiotelevisión valenciana (UGT, CC.OO., CGT e Intersindical Valenciana)pedían la nulidad porque consideraban que la empresa había actuado con "mala fe negocial (sic)", y que se cometió un "fraude" en la aplicación de los criterios a los afectados, ya que nunca quedaron claras las razones que se utilizaron para la selección de los que entraban y no en las listas del ERE.

La medida judicial pone en una situación muy comprometida el futuro de la empresa, cuya dirección había realizado, casi desde su nacimiento, una gestión tan disparatada que había llevado a Canal Nou al borde de la inviabilidad económica. De hecho, los mismos que la habían dirigido, los gobiernos sucesivos populares, justificaron el ERE en su situación financiera. En lo que pareció un comentario casi insultante, el abogado de la Generalitat habló al defender el ERE de que "cuando se habla de dinero público hay que buscar la eficacia".

"Un Canal Nou que no sea juguete en manos de dilapidadores"
El PP ha mantenido en las horas siguientes a conocerse la decisión del Tribunal un 'espeso' silencio. Pero la situación en la que queda el Govern es delicada, ya que le obliga a tomar una decisión difícil. La deuda de la empresa podría hacer imposible la readmisión de los aproximadamente mil trabajadores, tres de cada cuatro, que había despedido. Pero si recurre la sentencia del TSJCV y, como parece dada la contundencia de la sentencia del Superior valenciano, pierde, se podría encontrar dentro de un año con que tendría que volver a hacer frente al gasto de la readmisión, aumentado con los sueldos de tramitación, y un desgaste político más a sólo unos meses ya de las elecciones autonómicas y locales.

Ximo Puig, el dirigente socialista valenciano, ha declarado que "los culpables de la derrota de Canal 9 no son los trabajadores (que han presentado la demanda), sino los dirigentes de esa televisión y el PP que la han desprestigiado" y ha exigido a Alberto Fabra que "asuma la responsabilidad política de este hecho lamentable y comparezca en Les Corts para pedir perdón a los valencianos". Ante la latente posibilidad de que se cierre la televisión pública valenciana, Ximo Puig ha exigido "buscar fórmulas para hacer posible el mantenimiento de un nuevo Canal 9 que sirva al interés general de todos los valencianos y que no sea un juguete roto en manos de unos dilapidadores".