El transparente Monago, el que siempre da la cara y desnuda sus cuentas ante la prensa y la ciudadanía como nunca jamás ningún político lo ha hecho (eso dice), huye, sin embargo, ... huye sin embargo de los periodistas a la primera de cambio. El lunes, tras protagonizar un desayuno informativo en el hotel Palace, se encerró durante una hora en una sala para esquivar a los periodistas. Sin embargo, la excusa de que mantenía una "reunión privada" no coló. De hecho, le pudimos ver huyendo de un insistente Gonzo (genial su persecución), que pretendía entregarle una parabólica baratita, de acuerdo con la austeridad del extremeño.

 

Ni Aguirre quiso hablar
Algo parecido le ocurrió a Marta Nebod, del programa de Ana Rosa Quintana de Telecinco. Al igual que Gonzo intentó recoger declaraciones de los pocos dirigentes del PP que asistieron al desayuno, sin éxito. Ni siquiera la siempre lenguaraz Esperanza Aguirre quiso decir nada. Luego vió cómo le daba esquinazo por la puerta de atrás. "Patético", resumió.