Si José Antonio Sánchez ya sabe que en RTVE no le quieren, ahora le toca el turno a su nuevo director de Informativos, José Antonio Álvarez Gundín, que hoy se enfrenta a un referéndum que establece la ley para saber si la Redacción de TVE apoya o no su nombramiento. Después de recibir las críticas de toda la oposición en el Parlamento, y ser elegido presidente sólo con los votos del PP, Sánchez fue recibido en Torrespaña y Prado del Rey con manifestaciones y un paro seguido por la mayoría de la plantilla. Ahora se juzga la primera decisión que tomó como presidente: el nombramiento del subdirector de la Razón como máximo responsable de los Informativos de la televisión pública, en sustitución de Julio Somoano, fichado por el anterior presidente Echenique.



Somoano fue rechazado al llegar.., el rechazo sería aún mayor al irse
"Hace dos años, cuando llegó desde Telemadrid, la mayoría abrumadora de la redacción rechazó el nombramiento de Julio Somoano como director de Informativos. Si hoy se preguntara de nuevo, el rechazo sería aún mayor". Con estas palabras, pronunciadas durante la presentación en la Asociación de la Prensa el mes pasado de un durísimo manifiesto firmado por 1500 trabajadores de RTVE, los representantes del Consejo de Informativos resumían el hartazgo de los profesionales de TVE ante la manipulación y el sesgo progubermanental de los telediarios y reclamaban una televisión pública independiente del poder político.

En aquel momento, Somoano ya intuía que José Antonio Sánchez, que acaba de llegar a la presidencia de RTVE, podía venir con una persona de su confianza para sustituirle. Y así ha sido. El elegido, Álvarez Gundin, tal y como establece el estatuto de Informativos de la Corporación, tendrá ahora que someterse a un referéndum de la Redacción. El resultado de la votación, abierta no solo a los periodistas de Torrespaña, sino a trabajadores de prácticamente todas las categorías, desde realizadores y cámaras a documentalistas o montadores, y a todos los centros territoriales, además del área de magazines de Prado del Rey, no es vinculante. Es decir, digan lo que digan los votos, Sánchez nombrará a Gundín, igual que hizo Echenique con Somoano que recibió un humillante 70,97% de votos de rechazo, frente a un 8,05% que aprobaron su nombramiento, mientras un 20,97% de los votos que se depositaron estaban en blanco.

¿'Superará' Gundin la marca de Somoano?
Lo cierto es que Gundin llega con muy malos precedentes, entre ellos el haber sido hombre de confianza de Sanchez en la peor epoca de RTVE, la de la manipulación masiva de la guerra de Iraq y el 11-M. En la Razón también dejó un nítido recuerdo de su perfil, a lo que se ve.

El peligro de los que 'ejecutan' las órdenes
Pero, como han explicado a ELPLURAL.COM distintos periodistas de la Redacción, tan importante como Gundín es el equipo del que se vaya a rodear. En Torrespaña son días de rumores y ninguno bueno para la recuperación de la libertad y pluralidad informativas. Cada vez parece más probable que haya caído Somoano, pero siga parte de su equipo, entre ellos su subdirector José Gilgado especialmente odiado por la Redacción por su zafio empeño manipulador y sus malos modos, que acabaron provocando la sublevación de la Redacción.

Gilgado, que como Somoano viene de Telemadrid, siempre ha mantenido, según dicen a este periódico en la televisión pública madrileña, mejor relación con el presidente Sánchez que él. De hecho, allí era el editor del principal informativo mientras Somoano editaba el matinal. Y además tiene algo que le gusta a Sanchez y que nos definen como "chulería y saber poner los cojones encima de la mesa" para intentar controlar la redacción.

El regreso de quien nunca se ha ido
La otra pieza clave para darle dos vueltas a la manipulación de los informativos, como le exigen Moncloa y Génova, absolutamente aterrados con las encuestas al borde un año electoral, puede ser Jenaro Castro. La mano derecha de Urdaci en los telediarios condenados por la justicia, y el hombre que ha hundido en apenas dos años el prestigio de Informe Semanal, se ha vuelto a quedar de nuevo sin el ahelado puesto de director de Informativos, como ya le pasó con Somoano, pero parece estar dispuesto a trabajar en lo que le pida el partido.

De momento, para que no haya dudas, Castro ha dado un paso al frente este fin de semana, ante la llegada de Gundín, cargándose a Olga Lambea, la presentadora de Informe Semanal, y poniéndose él mismo a dar la cara en el programa que dirige. Y esto no sólo, por ego, que también.

Informe Semanal: Una 'operación Púnica' sin PP
Desde el pasado sábado, para que se note su presencia, y el cambio vaya más allá de la imagen, Castro ha modificado el formato para acentuar la carga editorial antes de los reportajes. Que esta semana ha empezado la corrupión, algo que, textualmente segun Castro, no les hace gracia a los ciudadanos. Con esta frase dio paso a una increible versión de la 'operación Púnica', que apenas se excplica en todo un reportaje, en el que se cuenta que Granados está detenido, pero se recalca que 'aún sin pruebas', y en el que no se recuerda que fue secretario general del PP, ni aparece en una sola imagen junto a Esperanza Aguirre. A la que, por cierto, sólo se la ve para lamentar la corrupción... del alcalde socialista de Parla.

Informe semanal, en su línea habitual desde que ha vuelto esta temporada al horario de máxima audiencia, ha vuelto a caer al 6 por ciento, muy debajo de la media -ya baja de por sí- de La1. Informe Semanal quedó por detrás del resto de cadenas, que como la Telecinco y la Sexta apostaron también esa noche por la información, pero no tan sesgada y manipulada y mucho más plural. Algo que los espectadores detectan y ya no perdonan.