Villarrobledo, Guadalajara o cualquier otro callejón de cualquier otra plaza de toros de Castilla-La Mancha es el lugar idóneo para encontrar este verano al ínclito, polémico y “manipulador” director de la tele regional, el exlocutor de la cadena de los obispos, Nacho Villa, mientras que el residual canal que dirige, con cuotas de pantalla que no superan el 4 por ciento, se encuentra a la deriva y es fruto de continuas denuncias tanto por parte de los trabajadores como de los telespectadores y de la oposición política. Esta última ha llevado a los tribunales de justicia hasta en dos ocasiones lo que considera una “insostenible” manipulación informativa que traspasa todas las líneas rojas nunca antes sobrepasadas por ningún otro responsable de un ente público en España, y solo equiparable al gran manipulador de la TVE de José María Aznar, el controvertido Alfredo Urdaci, que milita en la actualidad a las órdenes de Francisco Hernando, alias “El pocero”, de quien es jefe de prensa. Y no es broma.

“El Niño del Callejón”
Y es que la afición taurina de Nacho Villa es equiparable a la pasión que su “jefa”, María Dolores Cospedal, siente por el mundo cornúpeta. Tanto es así que no ha habido tarde este verano que la televisión castellano-manchega que dirige no haya ofrecido en directo un espectáculo torero. Y allí estaba él, luciendo sombrero borsalino a lo Johnny Depp, guardando siempre las distancias, claro, en los callejones de los cosos castellano-manchegos. Afición que le llevó a utilizar informativamente un accidente de la redactora de la tele, Virginia Zaldívar, que fue embestida por una vaquilla mientras desarrollaba su labor profesional. “No entendemos qué hay de noticiable en un hecho que, además de poner en peligro a un trabajador, que podía haber resultado herido de gravedad, no aporta ningún interés informativo”, se quejaron los trabajadores al comprobar que Villa utilizaba las imágenes como si se tratara de un programa de “vídeos de primera”, añade el comité de empresa, “este tipo de vídeos no deben tener cabida en los servicios informativos de una televisión pública que debe ser referente para Castilla-La Mancha y los castellano-manchegos.

[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"38160","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-200940","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"627","height":"345","alt":"Redactora de Castilla-La Mancha Televisi\u00f3n, embestida por una vaquilla"}}]]

“Tiempo de toros”
Y no lo decimos nosotros. No. Lo dicen los propios trabajadores, que a través de un comunicado lamentan que la tele manchega se haya convertido en “Tiempo de Toros”, sin ánimo de “menospreciar la fiesta nacional”, agregan, “entendemos que, habiendo otros espacios en la parrilla dedicados exclusivamente a los toros, tengan que copar, minutos y minutos de la escaleta de noticias”, al mismo tiempo que lamentan que por los gustos taurinos de Nacho Villa hayan provocado que “temas de interés informativo desaparezcan por completo del espacio que, supuestamente, debe dedicarse a las noticias”, para seguidamente, sentenciar: “Los informativos se han convertido en espacios frívolos y de entretenimiento, alejándose de su función principal.

Manipulación informativa
Lo cierto es que el veranito de “El Niño del Callejón” ha sido de todo menos bonito, informativamente hablando. Tanto es así, que este jueves el Comité de Empresa de RTVCM ha vuelto a denunciar los contenidos y la “manipulación de los servicios informativos”. Y van media docena de denuncias. En este último caso por la “nula cobertura de noticias que se viene produciendo en las secciones de internacional o política y economía, que perjudica enormemente la credibilidad de la cadena, al mismo tiempo que menoscaba el derecho de los castellano-manchegos a recibir de SU Televisión una información plural, equilibrada, veraz, contrastada y objetiva, como la que sabemos hacer los profesionales amparados por el III Convenio Colectivo que trabajamos en RTVCM”, concretan.

Caso Bárcenas
Así las cosas, los trabajadores exigen a Nacho Villa y a su equipo de “manipuladores” que los telespectadores no tengan “que cambiar de canal si quieren saber qué ha pasado en Siria o en el último tiroteo de Washington, ver cómo se ha reflotado el Costa Concordia, la situación política en Cataluña, el caso Bárcenas o el caso Faisán”. La indignación de los periodistas llega a tal punto que muestran su más profundo rechazo “a la editorialización que se está haciendo, incluso desde los rótulos de los titulares de los informativos de CMT”, concluyen, “estamos para informar de todo lo que acontece en nuestra sociedad y también, por tanto, de asuntos que han desaparecido de la parrilla informativa”.

Infracción grave
Pero no solo Nacho Villa manipula y tergiversa la realidad castellano-manchega en beneficio de Cospedal y del PP. También ningunea, persigue, señala e intimida a los periodistas y trabajadores que desempeñan su función en la RTVCM, como lo prueba que nuevo la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Toledo haya procedido a levantar un acta de infracción grave por vulnerar los derechos de información de la representación sindical. “La empresa no ha dado cumplimiento a los deberes de la información que las normas laborales le imponen (…) no ha atendido las reiteradas peticiones del Comité de Empresa de obtener la información a la que tenía derecho y tampoco a los requerimientos de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, en la manifestación de una pertinaz voluntad de incumplimiento”, recogen los inspectores del Ministerio que dirige Ana Mato.