La gestión de Canal Nou ha sido tan caótica y desastrosa desde su creación, que hace unos meses 'quebró', tuvo que despedir a 843 de sus 1.167 empleados (prácticamente tres de cada cuatro) y tuvo que 'reinventarse', con un nuevo organismo a su cabeza para gestionar la 'nueva Canal Nou'. Pero en realidad, los 'nuevos' gestores han llegado inoculados por la misma enfermedad: la irresponsabilidad en la gestión.

40.000 euros en publicitar una imagen... 'copiada'
Así, al poco de llegar a la presidencia Rosa Vidal, una abogada del Estado que como tarjeta de presentación dejó la sentencia de que ella no veía Canal Nou, se gastaron 300.000 euros en un nuevo plató para informativos que, por cierto, recuerda hasta el punto de parecer copia al de Antena 3. Y este fin de semana se ha hecho público que ha gastado 40.000 euros, en estos momentos de estrecheces, en publicitar... ¡su nueva imagen corporativa!

Una nueva imagen que tiene como principal activo un logo que, según los diseñadores, no tiene además desperdicio, porque recuerda hasta el punto de parecer plagio, al de una discoteca de moda de Valencia y que pueden ver ilustrando esta información. Una coincidencia que, según dicen a este periódico fuentes de la propia empresa, obedecería a que la persona que ha realizado el diseño además de prestar sus servicios en Canal Nou, también colaboraría en la agencia de imagen que diseñó el logo de la discoteca.

nuevo logo canal Nou

"Una vergüenza desde el punto de vista del diseño"
El rechazo a gasto y cambio de imagen va a acabar, de hecho, según ha sabido ELPLURAL.COM, en les Corts valencianas. El representante del PSPV en el Consejo de Administración de la televisión autonómica, el diputado Josep Moreno, nos ha anunciado que tiene intención de presentar una interpelación por el asunto, que considera "una vergüenza desde el punto de vista del diseño, de la comunicación, de la gestión de imagen pública e incluso de la gestión empresarial y que tiene un coste económico inimaginable".

El cambio de la imagen de cualquier compañía no se limita al costo del diseño, sino que hay que añadir la aplicación de esa nueva imagen, con su logo y los colores básicos (Canal Nou, por cierto, ha cambiado su histórico rojo por el azul...), que tendrán que aplicarse desde la nueva papelería, hasta su impresión en las unidades móviles o el cambio del logo luminoso en el propio edificio de la compañía, que supondrá sin duda el gasto de otras decenas de miles de euros.

Además de un intangible: Los diseñadores consideran siempre la imagen de una empresa como uno de sus mayores activos, ya que resultado de años de promoción,  sirve para crear fidelidad; lo que se conoce como "memorabilidad". Moreno considera que todo lo que está sucediendo en estos momentos en Canal Nou es una "chapuza desde el punto de vista formal y estético", y concluye que lo que está sucediendo bajo el mandato de Rosa Vidal es el resultado de "un deseo de notoriedad alimentada en la histeria y la corruptela de un Gobierno que se refleja en la gestión de una empresa pública".