El Gran Wyoming, en una foto de archivo. Foto: J.M.G. El Gran Wyoming, en una foto de archivo. Foto: J.M.G.



Hace justo un año, José Miguel Monzón (más conocido como El Gran Wyoming) presentó en sociedad No estamos locos, libro en el que el conductor de El Intermedio (La Sexta) realizaba un ejercicio de memoria histórica para desenmascarar a la derecha española y de paso zarandear las conciencias de los ciudadanos. Pese al enorme éxito editorial de aquella obra, el humorista ha querido ir un paso más allá del desahogo militante para dar voz a la gente que ha plantado cara a la crisis y a la corrupción.

No estamos solos
Así nace No estamos solos (Editorial Planeta). Un libro en el que El Gran Wyoming realiza un retrato de un grupo de cantautores que protestan por bulerías en las sedes bancarias, de un jubilado que elabora y reparte pancartas, de una florista capaz de organizar mil tertulias e incluso fletar un tren para luchar contra los planes del ministro de Justicia o de un músico que lleva su Solfónica allí donde les llama gente despedida, desahuciada o discriminada.

Claro y directo sin miedo al qué dirán
En total, El Gran Wyoming se adentra en la vida y obra de trece héroes anónimos (todos ellos desconocidos para el gran público, excepto en el caso de Ada Colau, la exportavoz de la Plataforma de Afectado por la Hipóteca, y de los actores Juan Diego Botto y Alberto San Juan). Y lo hace una vez más haciendo uso de su estilo claro y directo, sin miedo alguno al qué dirán.

Presentación de No estamos solos
Este jueves ha sido el día elegido para presentar a los medios de comunicación No estamos locos. Para ello, el Gran Wyoming a elegido un pequeño teatro del barrio  madrileño de Lavapiés. Allí, y rodeado de una enorme expectación mediática, José Miguel Monzón se ha mostrado orgulloso de haber dado vida a un libro que “busca soluciones a un mundo aberrante y penoso en el que vamos subiendo el nivel de tolerancia para sobrevivir”. Lo hace consciente de que su único poder “es poder hablar todavía” aunque en base a sus ideales desde la caverna mediática le han tachado de todo, “hasta de drogadicto”.

Crítico con el Gobierno
Más allá de las críticas, y “orgulloso de no ser de extrema derecha pese a sus ingresos”, El Gran Wyoming ha atendido a ELPLURAL.COM para hablar de su libro y de paso, criticar a un Gobierno que “adopta de forma deliberada acciones de una gran crueldad e injusticia contra los más débiles”.

- ELPLURAL.COM: Después del éxito editorial de No estamos locos, ahora publica No estamos solos. ¿Qué pretende contar en esta ocasión al lector?
- El Gran Wyoming: Este libro es un retrato de personas que a veces no sabemos que existen porque no salen en los medios de comunicación, personas que no son noticia pese a que están haciendo cosas. Estamos excesivamente bombardeados por todos los que nos están oprimiendo pero no tenemos grandes referencias de los que son un ejemplo, de los que no se conforman con la indignación y deciden dar un paso y hacer cosas cada uno en su ámbito. Si cada uno en nosotros fuésemos un poco intransigentes y estuviésemos por la labor de arreglar las cosas, el mundo sería otra cosa. No estamos solos es un ejemplo de gente que sí da un paso al frente, de gente brillante que tiene toda mi admiración.

- ELPLURAL.COM: En total hace un retrato de 13 personas o colectivos  ejemplares en su lucha contra la corrupción y a favor de una sociedad justa. Presupongo que en la lista de elegidos no figura nadie del Partido Popular.
- El Gran Wyoming: No hay nadie del PP en el libro porque ellos están en otro lado. Una de las cosas que acaba con la paciencia de cualquiera es que la última trama que ha salido a la luz pública, la Operación Púnica, sea de 2012. O sea, que mientras está todo el mundo está protestando por los recortes y más del 30% de la sociedad gana de media 630 euros al mes por trabajar, hay señores que se organizan para delinquir una vez más. Todavía no se ha juzgado la Gürtel y ya tienen otra trama. Y posiblemente cuando se juzgue la Púnica ya habrá otra.

- ELPLURAL.COM: Se pone por tanto, una vez más de manifiesto, su animadversión hacía el Gobierno del Partido Popular.
- El Gran Wyoming: Yo no tengo animadversión al Gobierno, sino hacía la crueldad y la injusticia. No es que diga abajo el Gobierno así sin más. Yo digo abajo el Gobierno porque digo abajo los ladrones, los sinvergüenzas y los que utilizan el poder para destruir la vida de los ciudadanos. Cuando precisamente su primera obligación es la proteger su bienestar (…) Adoptan de forma deliberada acciones de una gran crueldad e injusticia contra los más débiles (…) por eso me parece que este Gobierno ni debería haber existido ni debería irse mañana. A mí la dimisión de Ana Mato me trae sin cuidado. Es un monigote ahí.

- ELPLURAL.COM: Pero estas críticas que usted realiza al Gobierno sí que le ponen en el punto de mira de la caverna mediática.
- El Gran Wyoming: Claro, contra mí y contra todo aquel que diga este tipo de cosas porque para eso les pagan. Estamos olvidando que son empresas civiles subsidiarias. Aquí hay muchas formas de hacerlo (…) Se cuenta cuánto le dieron a Jimenez Losantos, pero esto es una anécdota. Lo que ocurre es que diariamente a través de anuncios institucionales, como `la Comunidad de Madrid trabaja para todos´ o `estamos mejorando la sanidad´, se están metiendo inyecciones de millones de euros a determinados medios que luego no venden un pimiento. Es normal que esa gente tenga un trabajo que cumplir y que parte de esa misión sea que yo no hable.  Es curioso que medios de comunicación trabajen contra la libertad de expresión.

(…) Estos medios a mí me someten al filtro de lo publico, y por cualquier cosa que hago me piden mi dimisión. ¿Pero la dimisión de qué? Yo no puedo dimitir como ciudadano. Si a mi me pillan borracho a las seis de la mañana en un bar, además digo que me lo estoy pasando muy bien. No tengo ningún problema con esto.

- ELPLURAL.COM: ¿Es consciente de que alguno de esos medios de los que usted habla pertenecen al grupo de comunicación para el que usted trabaja? Sin ir más lejos, no hay día que La Razón  o su director no le ponga en el disparadero.
- El Gran Wyoming: Sí. Allá ellos. Esa es la paradoja. Pero no me sorprende porque todo está en manos de dos  o tres personas. Y si sales de aquí, pues otras cuatro.

- ELPLURAL.COM: Visto su éxito, y habiéndose convertido en un referente para mucha gente, ¿no ha pensado en dar un salto a la política?
- El Gran Wyoming: No tengo ninguna intención de dedicarme a lo púbico. No estoy cualificado intelectual ni profesionalmente para ser ministro. Para ser concejal quizás sí, pero no tengo vocación de servicio. Lo que sí creo es que cada uno en su sitio, en su profesión, debe ser honesto. Yo aprovecho mi capacidad para contar lo que me parece que es una injusticia.