La agónica situación de RTVE exige, desde hace ya demasiado tiempo, un punto de inflexión que inicie un cambio radical en la tendencia de nuestra radiotelevisión pública”. Así arranca la carta que ha enviado Miguel Ángel Curieses, secretario general de UGT en RTVE a los trabajados y trabajadoras de la cadena de radiotelevisión pública. Se trata de una misiva que no solo incluye una felicitación navideña, sino que, además, ha servido para reflejar el descontento del sindicato con la situación de RTVE y pedir la subsanación de sus deficiencias para 2018.

“La falta acuciante de personal; la financiación escasa e inestable; la deriva en la externalización de su programación; la aplicación de sinergias mal entendidas y contraproducentes para su estructura territorial; la falta de medios y platós para hacer frente a una producción propia digna y suficiente; la manipulación constante de la información con el consiguiente desgaste de la credibilidad que debe sustentar la labor de cualquier medio de comunicación público; el desmantelamiento progresivo de nuestra radio pública y de los servicios que presta al conjunto de la sociedad; y un largo etcétera que apunta claramente a la degradación y la desintegración de RTVE”, relata Curieses en la carta.

Y es que, 2017 ha sido un año crítico para RTVE. Manipulaciones por doquier,  externalización de programas, falta de personal… Eso sí, el secretario general de UGT en RTVE no pierde la esperanza: “Parece que este 2018 que estamos a punto de iniciar va a ser el año en el que, por fin, los partidos políticos en el Congreso de los Diputados dotarán a esta empresa de una nueva Presidencia, así como de un nuevo Consejo de Administración”. Asimismo, pide al nuevo año “un nuevo Mandato Marco”.