La exministra socialista María Antonia Trujillo ha sido apartada de las tertulias de 13TV hasta que no se disculpe públicamente por las palabras que vertió durante el programa Más Claro Agua, cuando le espetó al periodista argentino Luis Balcarce, redactor jefe de Periodista Digital: "Vete a tu país de dónde viniste a contarnos las cosas que pasan allí". La exministra de Vivienda trató de evitar así que Balcarce le diera lecciones sobre burbujas económicas y cuando la presentadora del programa, Isabel Durán, le instó a rectificar, Trujillo argumentó que no había dicho nada malo ya que había mandado a dar explicaciones sobre Argentina.

¿Estamos ante una nueva línea en 13TV o sólo ante un 'escándalo Guillermo Zapata' más, es decir, un doble rasero en el que se toman medidas según quién diga las tonterías? Y es que en 13TV han quedado sin sanción ni represalia casos como los siguientes:

- El periodista Carlos Cuesta, en el programa El Cascabel de la cadena episcopal llamó "terorristas" a obreros masacrados en los estertores del franquismo durante una huelga general en Vitoria. El asunto fue llevado a la Fiscalía, pero Cuesta sigue tan campante por los pasillos de la televisión sin retractarse de nada.

Alfonso Merlos, discípulo directo de Losantos, sorprendió a propios y extraños con sus explicaciones de los ahogamientos de emigrantes frente a la costa de Ceuta. Proclamó que “los africanos no mueren aterrorizados por los disparos” sino que “se ahogan solos”.

- El popular Rafael Hernando recurrió a 13TV para ofender a las víctimas del franquismo: “Se acuerdan solo de sus familiares cuando hay subvenciones”. Una acusación que, como no podía ser de otra manera, hirió sensibilidades de familias que no solo no se han visto arropadas por su Gobierno sino que además tienen que escuchar ese tipo de acusaciones por boca de dirigentes políticos del partido en el poder. Hernando ha seguido siendo invitado habitual a la cadena.

- La cantante Nati Mistral no ha tenido inconveniente en acudir a los programas de esta cadena para declararse una “fascistona” o para pedir que el Ejército solucionara por las bravas la huelga de los barrenderos de Madrid por un sueldo digno.