La reunión del Consejo tuvo anoche un resultado visible, la asunción por parte de Enrique Ybarra de la presidencia del Grupo, pero que no es, como decimos, sino un ‘apaño provisional’ , a la espera de la batalla final. Ybarra, cabeza de todo un clan propietario de un enorme paquete de acciones, apoyado en un grupo de accionistas minoritario, pudo parar con su nombramiento el primer golpe lanzado por los otros grandes accionistas tradicionales del Grupo, los agrupados en torno a las familias Bergareche y Urrutia, con el apoyo del empresario Jaime Castellanos,  antiguo propietario de Recoletos (la empresa que editaba Marca y Expansión, cabeceras que vendió a la editora de El Mundo, y del gratuito Que!, que vendió por unos increíbles 100 millones de euros al propio Vocento).

Mantener el grupo o trocearlo
La lucha entre estos dos grupos es, evidentemente, por hacerse con el poder en el Grupo. Pero, más allá de los personalismos, de la victoria de unos u otros depende mucho el diseño futuro de la empresa.  Los Ybarra y quienes les apoyan desean mantener la existencia de un gran Grupo de comunicación, multimedia, como el que tienen ahora, y el mantenimiento bajo su ala de todas las cabeceras actuales, incluido el madrileño diario ABC.

Enfrente, José Bergareche, por cuyo fracasado asalto a la presidencia de la empresa, se inició la guerra, con su clan, que incluye a su poderoso primo Alejandro Echevarría, y el de los Urrutia, más Castellanos, lo que quieren es un ‘regreso para el futuro’; o dicho más claramente, el troceo de la empresa, la venta de la radio y la televisión, y la recuperación del antiguo llamado Grupo Correo, que era un negocio extraordinariamente rentable, aunque evidentemente con menor capacidad de influencia porque, entre otras cosas, carecía de una cabecera en Madrid.

El papel de ‘las Luca de Tena’
Como se ve, según qué grupo acabe por vencer en la Junta de accionistas a celebrar el próximo 26 de abril, depende el futuro de ABCPunto radio, la televisión del grupo, el desastroso Canal 10, que no ha logrado en ningún momento sacar cabeza entre la audiencia, y, quizás lo más importante, el diario ABC.

En este sentido parece clave el papel que puedan jugar ‘las Luca de Tena’, Catalina y Soledad, propietarias de un paquete por encima del 10% de Vocento. En estos momentos, las hermanas no se han pronunciado, pero según fuentes de la empresa han explicado a ELPLURAL.COM, todo indica que tienen un grupo financiero que les apoyaría para recuperar ‘la independencia’ del ABC, y desligarse así del Grupo. En realidad ‘las Luca de Tena’ nunca se han sentido plenamente cómodas en Vocento, donde han tenido que convivir con cabeceras de línea editorial mucho más centrista, en algún caso incluso de centro izquierda, que la que marca el ABC, un periódico que, como nos han dicho “o es de derechas o muere”.