Poco después de hacerse pública la presunta contabilidad oculta de Luis  Bárcenas, alguien me envió, anónimamente, un expediente de casi cien folios con datos y pruebas acerca de la llamada “Santa Hermandad del Sobre”, una sociedad secreta a la que mi informante habría pertenecido en el pasado reciente y con la que rompía su juramento de lealtad y silencio “para que un escritor como usted, tenga una buena historia que contar en exclusiva y no se lleven el gato al agua (sic) Dan Brown y los mismos bestselleristas de siempreque ya me aburren”.


Teosofía de la corrupción política
Algo escéptico leí el dossier de un tirón y me sorprendió el valor de la información que contenía así como el tratamiento que se le daba a ciertos temas de actualidad –corrupción política, financiación ilegal de partidos– desde una insólita perspectiva teosófico-política. Conforme iba leyendo, la solidez de las pruebas que aportaba me descubrieron una estrecha relación que  vincularía a la la Iglesia católica –ya desde su fundación– con el conservadurismo sociopolítico más radical.