Hace tiempo que a las incansables medidas contra los españoles, por seguir Rajoy las órdenes de Merkel,  debemos sumar una desvergüenza más que nos machaca a todas horas: Los líos del extesorero del PP, los propios de este partido, y en medio, aunque íntimamente ligado al partido que nos desGobierna, los embrollos del yernísimo Urdangarin.

Tras la última declaración que ha realizado Bárcenas ante el juez Ruz, las medidas decididas por este, oída la fiscalía, nos permiten omitir el adjetivo 'presunto' al referirnos al truhan de Luis Bárcenas o 'Luis el cabrón', como sus compinches le llaman 'cariñosamente'.

Es en el PP donde los nervios se mantienen a flor de piel y dicen y desdicen constantemente. Al parecer Rajoy se quiere querellar contra el extesorero, pero no sabe si lo hará. Propio de la indolencia del pontevedrés. Siin embargo, Bárcenas se le ha adelantado y ha demandado al PP por despido improcedente.

Sigue leyendo en el blog de Mª Dolores Amorós