Comunicación
Interior del Centro Cultural Islámico en Madrid EFE
Interior del Centro Cultural Islámico en Madrid.
|
Fuente
:
EFE.

‘El Mundo’ mezcla acosadores sexuales y musulmanes

La última de la firma que que hace unos meses ya proclamaba “Alá, qué grande sos, Mahomé, cuanto valés...”

43
Sáb, 4 Nov 2017

En su sección de opinión, dentro del apartado de editoriales, el diario ‘El Mundo’ mezcla este sábado a acosadores sexuales y musulmanes. En una columna surrealista, que lleva por título “En el nombre del cerdo”, se llegan a formular la pregunta de si “es legítimo que se rasgue las vestiduras (ante los acosos) quien aceptó pagar la libra de carne por contraprestación vinculada”.

Una columna que es obra de Tadeu, la misma firma que hace unos meses proclamaba “Alá, qué grande sos, Mahomé, cuanto valés...” en otro artículo muy controvertido titulado “con velo y a lo loco”.  

En este ocasión, Tadu mezcla acosadores sexuales y musulmanes. Lo hace además animando a los lectores denunciar a su “moro muza”, utilizando el nombre del caudillo árabe que asentó en un par de años la presencia musulmana en la Península Ibérica y puso las bases para una conquista que a mediados de la década del s. VIII había concluido.e 

“Los delitos y acosos hetero y homosexuales denunciados en Hollywood, y que han dado pie a campañas en otros países (Francia y su #denunciaatucerdo), plantean no pocos interrogantes éticos: ¿Es legítimo que se rasgue las vestiduras quien aceptó pagar la libra de carne por contraprestación vinculada? ¿Es la blogosfera el lugar idóneo donde denunciar, obviando trámites legales que amparan a los supuestos víctima y porcino? ¿Compensa la catarsis de posibles derivas: venganzas o maniobras para manchar al prójimo, en el nombre del cerdo? Este embargo de la peste en Occidente, salutífero a poco que identifique a algún espécimen en ejercicio o jubilado (y disuada a los futuros), podría y debería emularse en los países jurídico-coránicos donde porcinismo & sometimiento están cuasi institucionalizados: #denunciaatumoromuzo”, dice la polémica columna.