Cataluña
El mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero, a la salida hoy de la Audiencia Nacional, donde la jueza Carmen Lamela le ha comunicado personalmente su procesamiento por sedición y organización criminal por el 1-O. EFE
El mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero, a la salida hoy de la Audiencia Nacional.
|
Fuente
:
EFE

Lamela notifica su procesamiento por sedición a Trapero y los jefes políticos de los Mossos

La juez de la Audiencia Nacional les acusa de "dejación auténtica de funciones" el 1-O, simulando un dispositivo "engañoso y fraudulento" que facilitó la votación

123
Lun, 16 Abr 2018

La juez Carmen Lamela ha notificado personalmente su procesamiento por sedición y organización criminal al mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero y a los que fueran sus jefes políticos, el exdirector del cuerpo Pere Soler y el exsecretario de Interior César Puig -segundo del exconseller Joaquim Forn-. También ha comparecido ante la magistrada la intendente Teresa Laplana, procesada sólo por sedición por el asedio a la sede de la Consellería de Economía.

La Fiscalía no pide medidas cautelares

Las comparecencias han sido de apenas unos minutos. La Fiscalía ha declinado hacer preguntas y tampoco ha pedido la celebración de una vistilla para la adopción de medidas cautelares más gravosas de las que ya se les han impuesto en instrucción, han informado fuentes jurídicas.

Trapero ha llegado a la Audiencia Nacional a las 8.45 horas y poco antes lo hacían Pere Soler y César Puig. Los tres abandonaban la sede de la Audiencia Nacional sobre las 9.00 horas.

La juez les había citado a las 8.30 horas a los tres y a la intendente de los Mossos d'Esquadra Teresa Laplana -procesada solo por sedición por el asedio en la Consellería de Economía el 20 de septiembre-, a quien se le ha notificado el procesamiento por videoconferencia.

Los cuatro, que hasta ahora se han presentado ante la juez cuando han sido citados, Trapero hasta en tres ocasiones-, cuentan ya con medidas cautelares consistentes en comparecencias quincenales, prohibición de salir de España y retirada del pasaporte; menos gravosas que la prisión o las fianzas que en algún caso ha pedido sin éxito la Fiscalía en instrucción.

En el auto de procesamiento, la juez cree que la excúpula de la Policía autonómica, liderada por Soler y Trapero, bajo el mandato del exconseller Forn y su segundo César Puig, condujo a "sus subordinados a una dejación auténtica de funciones" el 1-O, simulando un dispositivo "engañoso y fraudulento" que facilitó la votación del referéndum ilegal.