El consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, ha destacado el papel "consolidador" jugado por las autonomías en la transición democrática española. El consejero ha participado en el acto de apertura del seminario internacional de la Universidad Pablo de Olavide titulado 'Transiciones democráticas y calidad de la Democracia. Perspectivas comparadas Brasil-España', en el que también ha intervenido el expresidente del Gobierno de España José Luis Rodríguez Zapatero.

Cambio del país
Jiménez Barrios ha señalado que "la existencia de gobiernos regionales autonómicos es, posiblemente, uno de los rasgos que ha singularizado la transición española de manera más clara". En este sentido, ha apuntado que el cambio que se produjo en el país no solo fue político sino también "social, económico y, lo que parecía más difícil aún, una transición que afectó a la estructura del Estado español".

Procesos paralelos y retroalimentados
Según ha explicado, el resultado fue que España, en su camino hacia la transición democrática, pasó de ser un Estado "férreamente centralista a uno de los países más descentralizados de Europa". Para el consejero, "descentralización y democracia fueron procesos paralelos y retroalimentados". En su opinión, este proceso, que "algunos consideraron que abría las puertas a la ruptura, al desorden e incluso al caos, finalmente se ha demostrado como una senda de consolidación importante y de expresión real del apego a un proyecto común". Por este motivo, ha defendido que "el abrazo popular a la democracia se hizo aún más fuerte cuando ésta se transformó en expresión de poder territorial".

"Lección última"
Para Jiménez Barrios, la "lección última" que se puede extraer de este proceso, y que puede afectar a cualquier transición democrática, es que "ni derechos civiles, ni cambios sociales, ni reformas institucionales y territoriales se consiguen en democracia sin consenso". De hecho, ha concluido que el "actual rostro" de España es el fruto de que la nación "se avino a un consenso social y político tan amplio como los deseos de democracia de los españoles".