Poco a poco las calles de Barcelona han ido retornando la normalidad, al igual que muchas de las infraestructuras catalanas. El aeropuerto de El Prat lleva todo el día funcionando con total normalidad, si bien ha habido por la mañana aglomeraciones en los filtros de Seguridad y en el control de pasaportes. 

En lo que respecta a las carreteras, ha estado cortada la AP-7 en el punto kilométrico 0, en la frontera de la Jonquera (Girona), en sentido sur, pero ya está abierta, al igual que la A-2, que ha estado cortada 10 minutos por manifestación (ambos sentidos) en p.k. 462, en Lleida. 

Desde la apertura del servicio de trenes, estos han circulado también con normalidad. La parada de Paseo de Gracia ha sido restablecida a las 5.00 horas y, como medida preventiva, de acuerdo con Metro de Barcelona y con la conformidad del Centro de Coordinación de la Policía, se han cerrado tres de las cinco puertas de acceso a la estación de Plaza de Cataluña y una de las dos de Arco del Triunfo.

También permanece cerrada una puerta lateral que da a la plaza de Joan Peiro en Sants y los controles habituales para proteger los accesos a los andenes del AVE