La paciente acudió en octubre de 2008 al centro médico Teknon (Barcelona) para iniciar un tratamiento de recepción de óvulos, con un coste de 8.000 euros, y se sometió al estudio físico y psicológico que legalmente requiere cualquier proceso de este tipo. Según han declarado a Europa Press fuentes de la clínica, "se siguió rigurosamente el protocolo asistencial normativo para someterse a tratamientos de fertilidad". Los estudios físico y psicológico fueron favorables.

Apta para ser madre
La madre se pregunta ahora cómo puede ser que la declaran apta para ser madre y luego le quitaran la custodia, una vez nacido su hijo.

Se sometió al tratamiento hasta tres veces
La mujer se sometió hasta tres veces a una recepción de óvulos, por un coste de 24.000 euros,  hasta que finalmente consiguió quedar embarazada con 50 años. Al séptimo día de dar a luz, en diciembre de 2009, los trabajadores del centro alertaron de "un comportamiento por parte de la madre que hace que se activen los protocolos de actuación establecidos por la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (Dgaia)", según han declarado a Europa Press fuentes del centro médico.

"Ponía en peligro" la integridad del bebé
Los servicios sociales retiraron la custodia del bebé a la madre, al entender que "ponía en peligro" la integridad del pequeño, según se recoge en el informe elaborado por la Dgaia tras su intervención.

El Protocolo de la conselleria de Sanidad
La Conselleria de Salud constituyó el 21 de diciembre de 2009 un grupo de trabajo formado por diversos especialistas en este campo que elaboró el 'Protocolo de estudio y tratamiento de la esterilidad', en el que se recogen las directrices a seguir por todos los centros médicos en los tratamientos de fertilidad.

Deja fuera a las mujeres que superan los 40 años
El documento especifica que se excluirán de la inseminación aquellas mujeres que presenten "problemas de salud mental que produzcan trastornos en la conducta que puedan afectan negativamente el desarrollo del bebé". Además, el protocolo establece que se excluyan de tratamiento las pacientes "de edad igual o superior a 40 años", un requisito que la mujer afectada no cumplía.

El juez tendrá que decidir
Tras 22 meses desde que ocurrieron los hechos, el niño sigue separado de su madre, que ha denunciado el caso ante el Juzgado número 45 de Barcelona, a la espera de que le devuelvan la custodia del pequeño, que ha cambiado de familia en más de una ocasión.