Tras el parón navideño y con las pilas ya cargadas, el Congreso de los Diputados retoma su actividad. El próximo martes 6 de febrero se celebra el primer pleno de este periodo de sesiones, que se extenderá hasta el 28 de junio. El exvicepresidente del Gobierno de José María Aznar y exministro de Economía, Rodrigo Rato, dio el pistoletazo de salida al curso político 2018 en el seno de la comisión de investigación sobre la crisis financiera de España. Poco a poco, se han ido retomado los trabajos de las comisiones: la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal explicó el despliegue de tropas en Mali, el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, compareció por el 1-O, el director de la DGT, Gregorio Serrano, declaró sobre la crisis por las nevadas de la AP-6… Esta semana se activan también las sesiones de control al Gobierno, por lo que la maquinaria parlamentaria ya trabaja a todo gas. ¿Qué esperar de este nuevo curso político?

Más Cataluña

Dos fueron las aristas que marcaron el rumbo del 2017: el desafío soberanista en Catalunya y la corrupción del Partido Popular. El 1-O, la aplicación del artículo más famoso de la Constitución -155- y las elecciones del 21D aún forman parte de la candente actualidad, y se espera una resaca duradera.

El grupo parlamentario de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) ha solicitado la comparecencia en el Congreso del coronel Diego Pérez de los Cobos, coordinador de los Mossos d'Esquadra, la Policía Nacional y la Guardia Civil ante la celebración del referéndum del 1 de octubre, para explicar el uso de pelotas de goma por parte de la Policía. Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart continúan en prisión preventiva; el expresident Carles Puigdemont sigue su aventura por Bruselas (y se le busca en los maleteros de los vehículos en la frontera), varios exconsellers renunciaron a sus actas de diputados y el nuevo y flamante president del Parlament, Roger Torrent (ERC) aplazó el pleno de investidura de Puigdemont por “falta de garantías”, pero insiste: “No habrá otra ronda de contactos. Es el único candidato”. Este martes la Mesa del Parlament analizará el informe de los letrados de la Cámara autonómica. A partir de ahí, nuevas reglas. Eso sí, pase lo que pase, todo cuanto acontezca tendrá su eco en el Congreso. Cataluña seguirá dando mucho de qué hablar. Entre tanto, Toni Comín y el expresident se cruzan unos polémicos mensajes sobre el fin del procés.

Más corrupción

A pesar de que al desafío independentista se le ha tildado de “monotema”, lo cierto es que hubo otro hecho que marcó 2017 y que seguirá presente en las agendas (ya sean Moleskine, o no) de los partidos políticos. El PP intentó explotar “el monotema” como cortina de humo para tapar sus vergüenzas. Y no es para menos. La ciclogénesis independentista había permitido a Mariano Rajoy librarse de la cruz del Partido Popular: la corrupción. El presidente del Gobierno tuvo que declarar en pleno julio, concretamente el día 26, ante el tribunal Gürtel, ostentando así el dudoso honor de ser el primer líder del Ejecutivo que, en la historia democrática española, es citado en el marco de un caso de corrupción mientras ejerce el cargo. Pero si Rajoy creía que podía escaquearse, no fue así. Su comparecencia fue mencionada en varios plenos y comisiones y seguirá dando mucho que hablar, ya que en los próximos meses se espera la sentencia de la primera etapa de la Gürtel, a lo que habría que sumar las últimas revelaciones de la rama valencia de la Gürtel, la declaración mediante videoconferencia del cabecilla de la trama, Francisco Correa, en la comisión de investigación de la caja B del PP y la posible citación del propio Rajoy (aunque se espera que comparezca a finales de año).

La OPA de Ciudadanos

El curso estará marcado por una pugna de poder a poder entre Ciudadanos y el Partido Popular. El 21D en Catalunya ha marcado un antes y un después en el devenir de la política española. Un punto de inflexión que puede subvertir el sentido hegemónico del Partido Popular. Los de Mariano Rajoy aseguran que “una cosa son las autonómicas y otras las generales”, pero las encuestas insisten en rebatir a los populares: Ciudadanos gana terreno hasta el punto de que, de celebrarse comicios estatales, sería la primera vez desde 1982 que el bipartidismo no consigue la primera plaza. A la problemática electoral se le añade una arista más, la orgánica. Y es que, dirigentes del PP se empiezan a fugar con cierta asiduidad a las filas naranjas (al menos, en Cáceres).

Las tensiones se han acentuado y los naranjas han pasado a la ofensiva. La retórica ha aumentado de temperatura y durante los próximos meses, y hasta las elecciones municipales y autonómicas, las tiranteces y reproches estarán al orden del día. Uno de los asuntos que tiene por resolver (y de manera acuciante) es el cese -o no- de la senadora del PP Pilar Barreiro, imputada en la trama Púnica. Los naranjas supeditan su apoyo a los Presupuestos a que se cumpla el acuerdo de investidura firmado.

Además del sorpasso a los populares, Ciudadanos ha abierto otro frente mucho más amplio y que dará mucho, mucho de qué hablar: la reforma electoral. La semana pasada Albert Rivera telefoneó a Pablo Iglesias para “fijar una reunión” e impulsar la reforma electoral. El encuentro tendrá lugar este jueves 8 de febrero y estará encabezado por Juan Carlos Girauta e Irene Montero, quienes, en calidad de portavoces parlamentarios, comandarán las reuniones y equipos de trabajo.

“El primer contacto se ha llevado a cabo con Podemos al tratarse del partido, en principio, más proclive a desbloquear la reforma de la ley electoral”, señalan desde Ciudadanos.

Otro foco en el que deberán centrarse los naranjas es en el rearme de su estructura orgánica a nivel local y regional, ya que se caracteriza por ser un partido con un aparato y discurso centralistas, y si no aumenta su influencia local, puede sufrir en los comicios autonómicos y municipales.

El sorpasso y el impuesto a la banca

Podemos, además de la reforma electoral, impulsará varias iniciativas ya que, tras el desgaste provocado por el debate territorial, Iglesias desapareció de la esfera pública y mediática para trabajar en un informe que incluía las líneas maestras de la nueva hoja de ruta estratégica: recuperar la agenda social para frenar la erosión del desafío soberanista.

Una de esas medidas es el impuesto a la banca. En un desayuno informativo, Pedro Sánchez anunció que el PSOE propondría gravar un impuesto a la banca para financiar y sostener el sistema de pensiones, que está tiritando con gestión de Rajoy y la ministra Fátima Báñez. Podemos le recriminó que les copiara la iniciativa, pero le animaron a que les apoyara. ¿En qué cristalizará?

Acuerdos puntuales aparte, y a pesar del desplome de Podemos en las encuestas, los morados y los socialistas continuarán con su particular guerra por erigirse como el buque insignia de la izquierda española.

¿Podemos va en serio con la moción de censura?

Un PP enfangado

El PP es de los que más difícil lo tendrá durante las próximas semanas. Ahogado por la corrupción, deberá iniciar contactos con otras formaciones para buscar apoyos y sacar adelante los Presupuestos. Los últimos los aprobó gracias al PNV, pero tras la intervención de Cataluña, artículo 155 mediante, los nacionalistas vascos se muestran reticentes. Además, deberá afrontar la sentencia de la Gürtel, las revelaciones de la rama valenciana de la trama y el curso de la investigación Lezo, que caramelitos no son. Por lo pronto, deberá lidiar con dos patatas calientes: la pregunta escrita de Podemos sobre el dinero público destinado a pagar publicidad a ABC para felicitar al rey Felipe VI en su quincuagésimo cumpleaños y la pregunta de ERC sobre la presunta filtración del ministro de Justicia Rafael Catalá en relación a la inhabilitación de la cúpula del procés antes de primavera.

Y todo ello con los partidos inmersos en la elaboración de sus respectivas estrategias de cara a las elecciones autonómicas y municipales del 2019. Bienvenidos al cuarto periodo de sesiones de la XII Legislatura.