En una entrevista en El Periódico de Catalunya, Rubalcaba ha criticado la actitud de su principal contrincante en las próximas elecciones frente a Cataluña, al recor dar que Mariano Rajoy “cabalgó en la catalanofobia e hizo mucho daño”.

Rajoy lleva la piel de cordero con Cataluña
“Me molesta que no se distinga entre Rajoy y yo, por mucho que ahora él lleve la piel de cordero y diga que se puede hablar del pacto fiscal. ¡Pero si puso a parir el pacto de financiación porque beneficiaba a Catalunya!”, ha puntualizado el candidato socialista.

No se logró del todo el encaje de Catalunya
Sobre la acción del Gobierno del que formó parte a favor de las aspiraciones de Cataluña, Rubalcaba ha admitido que aunque se pretendió “arreglar el problema del encaje de Catalunya en España, hay que asumir que no lo logramos del todo”. En cualquier caso, ha agregado que “al Estatuto hay que darle tiempo para desplegar sus posibilidades” y que ahora esta comunidad “goza de más autogobierno que nunca”.

La relación entre PP y CiU
El exvicepresidente se ha referido a la relación actual entre el PP y CiU. “El PP está al alza en Catalunya y es socio estable de CiU. Es verdad que Artur Mas ha pasado de ir al notario a llamar a la puerta del registrador. Allá cada cual. Solo espero que la gente lo valore”, ha afirmado.

La ruptura de la negociación del 2006 le salió carísima a ETA
Preguntado sobre el papel que la negociación con ETA del 2006 ha podido tener en el fin de la violencia anunciado por la banda, Rubalcaba ha explicado que a los terroristas romper aquel proceso “le salió carísimo ante la sociedad vasca, fue inexplicable y produjo una fractura entre el mundo de Batasuna y la banda. Fue un error estratégico de fondo que provocó mucho dolor”.

No hay continuidad entre el proceso de 2006 y el que llevó al fin de ETA
El exministro del Interior ha negado que haya algún elemento de continuidad entre el proceso de 2006 y el que ha desembocado en el abandono de la acción armada de la banda. “La ETA que decide el final es muy distinta de la que voló el proceso de paz. Los dirigentes más sanguinarios de ETA, los que rompieron el alto el fuego en el 2006 y mantenían la disciplina militar en la banda, fueron detenidos después. De hecho, en gran medida la banda lo deja por su debilidad, fruto de la presión policial”.

La diferencia entre la acción del PP y la del PSOE frente a ETA
Sobre la postura del PP en política antiterrorista, Rubalcaba ha indicado que Rajoy “siempre ha estado informado por el Gobierno”. El candidato socialista ha recordado que “todos los gobiernos han hablado con la banda, y todos la han combatido después”, pero ha precisado que entre socialistas y populares ha habido “un matiz”. En 1998, precisa el candidato del PSOE, “ETA aprovechó la tregua y el diálogo con el Gobierno de Aznar para rearmarse; luego mató sin cuento. Mi obsesión en el 2006 era que no se repitiera la historia, que no nos pillara con la guardia baja. Así que, roto el alto el fuego, fue el Estado el que detuvo etarras sin cuento. Aznar hizo lo mismo que Zapatero con ETA, pero en su época hubo más muertos y en la nuestra, más etarras detenidos. Solo describo”.