[[{"type":"media","view_mode":"media_large","fid":"22552","attributes":{"class":"media-image size-full wp-image-157278","typeof":"foaf:Image","style":"","width":"645","height":"320","alt":"El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente catal\u00e1n, Artur Mas \/ EFE-Archivo"}}]] El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el presidente catalán, Artur Mas / EFE-Archivo



La reforma unilateral y exprés del Tribunal Constitucional ha iniciado por las bravas como 'antídoto' contra Artur Mas ha provocado el rechazo del frente independentista en Cataluña, pero también de la oposición en el Congreso y de asociaciones de jueces.

Mas espera que ayude a "abrir ojos"
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha aprovechado la estrategia del PP para añadir material a su discurso victimista justo cuando parecía que perdía fuelle. Ha alertado de que los de Rajoy pretenden "cargarse el estado de derecho" haciendo que el Tribunal Constitucional (TC) pueda llegar a inhabilitar determinados cargos públicos y presenta la reforma como "esperpéntica" e "inquisitorial". También espera que "esto ayude a muchos a abrir los ojos, si es que queda alguien que no los tenga abiertos".

Sánchez alerta de que Rajoy legisla "para la extrema derecha de su partido"
Por su parte, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha alertado de que la propuesta efectuada por el PP para reformar la ley del Tribunal Constitucional "demuestra es la incapacidad política del señor Rajoy, porque vuelve a instrumentalizar con fines electorales, con fines partidistas, las instituciones que deberían servir al interés general". "El señor Rajoy, que tanto habla de España, qué poco la quiere y qué mal la defiende", ha lamentado.

Tambnoén desde el PSOE el portavoz del grupo socialista en el Senado, Óscar López, ha acusado al Gobierno de ser "una máquina de hacer nacionalistas" y un Ejecutivo "pirómano" que "echa gasolina al fuego, gasolina para los independentistas".

Asociaciones divididas
Mientras, las asociaciones de jueces y fiscales se muestran divididas ante la propuesta del PP para que el TC sancione el incumplimiento de sus sentencias, El portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), Pablo Llarena, ha recordado que el TC ya tenía una capacidad "ejecutiva", por lo que ha considerado "lógica" esta iniciativa, un argumento con el que también ha coincido Emilio Frías, el portavoz de la Asociación de Fiscales (AF). Sin embargo, desde Jueces para la Democracia (JpD), han subrayado que una reforma de esta magnitud debería contar con un consenso "muy amplio" de fuerzas políticas y con una reflexión adecuada.

"Uso indebido de las reformas para solucionar problemas políticos"
El portavoz de JpD, Joaquim Bosch, ha mostrado su preocupación además ante el hecho que un tribunal "tan politizado como el TC" tenga competencias ejecutivas de sanción, especialmente cuando, a su entender, la justicia ordinaria ya tiene mecanismos para velar por el cumplimiento de las sentencias que dictan los tribunales. Mientras, el portavoz de la asociación de jueces Francisco de Vitoria, Marcelino Sexmero, ha considerado que no se pueden atribuir facultades contenciosas a un tribunal que tiene las funciones marcadas de definir si una ley o una disposición judicial es constitucional o no. "Estamos acostumbrados a este uso indebido de las reformas legales para solucionar problemas políticos como el del nacionalismo catalán", ha lamentado Sexmero.