El Mobile World Congress (MWC) presenta este miércoles su edición 2018 en Barcelona en un escenario complicado por la inestabilidad política en Cataluña, a menos de un mes de que se celebre el evento internacional de tecnologías móviles y sin que las reservas de hoteles lleguen a las cifras de ediciones anteriores.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, consciente de la situación, intenta dar un impulso al evento con  un acto convocado para mañana en el Saló de Cent, en el que agazajará a los organizadores.

La asociación impulsora del Mobile World CongressGSMA, estimaba en julio que la cita, que tendrá lugar del 26 de febrero al 1 de marzo, atraería a más que los 108.000 visitantes profesionales y 2.300 expositores de 2017. Unas cifras que permitián llenar hoteles y apartamentos en Barcelona y L'Hospitalet de Llobregat, además de poblaciones más alejadas. Las reservas solían producirse con meses de antelación, pero diversas fuentes del sector hotelero, citadas por El Economista han explicado que este año las reservas están llegando "más a última hora" que en ediciones anteriores. Según datos de este diario, todavía hay un 25 por ciento o más de disponibilidad en Barcelona para las fechas del congreso.

Los hoteleros prevén reconocen que han aplicado una "leve bajada" en el precio y que la demanda de alojamiento para el evento no ha llegado todavía a los hoteles del resto de la provincia, cuando otros años ya lo notaban. 

Un proyecto pendiente del desafío soberanista
El Mobile World Congress firmó en 2015 su permanencia en Barcelona hasta 2023, pero sus organizadores han expresado su disgusto por huelgas de transporte público en años anteriores y ahora están pendientes de la difícil situación política en Cataluña.

El pasado día 25, el presidente del gremio de Hoteles, Jordi Clos, afirmó que Barcelona "está siendo excluida" de la lista de ciudades candidatas a organizar ferias, congresos, convenciones o reuniones de empresas. "Recibimos menos peticiones y no se concretan tantas candidaturas como pasaba antes", aseguró.