El exconseller de Presidencia y diputado de Democràcia i Llibertat (DiL), Francesc Homs, declarará este lunes ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por la consulta del 9N, voluntariamente y con abogado, antes de que el Tribunal Supremo asuma el caso, por su condición de aforado del Congreso.
  
Homs lo hará a petición propia ante el juez Joan Manel Abril, que instruye la causa abierta contra el expresidente Artur Mas por la consulta, después de que la Fiscalía pidiera que el Supremo lo investigara por desobediencia, ante los indicios de que ordenó seguir con los preparativos del 9N una vez había sido suspendido por el Tribunal Constitucional (TC).
  
En una iniciativa prevista en la ley pero sin apenas precedentes, el juez ofreció a Homs la posibilidad de declarar ante el TSJC y de solicitar las diligencias que creyera oportunas para aclarar su participación en los hechos, antes de remitir el caso al Supremo, al que corresponde enjuiciar al exconseller porque desde las últimas elecciones generales es diputado del Congreso.
Voluntariamente  
De esa forma, Francesc Homs compareció ante el juez, asistido de un abogado -Xavier Melero, también letrado de Mas en la causa- y con los derechos de un imputado, aunque sin ser formalmente investigado, dado que esa condición solo se la puede acordar el Tribunal Supremo, ante el que es aforado.
  
La Fiscalía pidió al TSJC que remitiera al Supremo un escrito motivado con los indicios que a su entender incriminan a Homs en la causa del 9N, pero que el alto tribunal siguiera instruyendo el resto de la causa, que se dirige contra Mas y las exconselleras Irene Rigau y Joana Ortega.
  
Homs compareció ante los medios de comunicación tras declaran ante el juez para arremeter contra el gobierno del PP por llevar a los tribunales la consulta cantalana celebrada por el anterior gobierno presidido por Artur Mas. Tras calificar como desmedida la petición de 12 años de cárcel "por unas urnas de cartón", aseguró que "A mayor pena, más grande será la victoria".
Carta a las empresas  
La Fiscalía pidió al TSJC que remitiera al Supremo un informe motivado sobre los indicios que, en su opinión, apuntan a que el exconseller cometió un delito de desobediencia al Constitucional por seguir adelante con la convocatoria del 9N tras la suspensión.
  
Los fiscales del caso, Francisco Bañeres y Emilio Sánchez Ulled, basan sus indicios en una carta incluida en el sumario del 9N que apunta a que Homs indicó a una de las empresas encargadas de gestionar la consulta que siguiera adelante con sus preparativos porque no vulneraban la suspensión del Constitucional.
  
Según la Fiscalía, así se desprende de la documentación remitida por el Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información de la Generalitat (CTTI), al que la empresa T-Systems, encargada del dispositivo informático del 9N, pidió que aclarara si sus trabajos quedaban afectados por la suspensión de la consulta acordada por el Constitucional.
No afectados  
El director del CTTI elevó la consulta a sus superiores y el 6 de noviembre de 2014, dos días después de la suspensión del 9N, recibió una carta firmada por Homs en la que el exconseller mantenía que, de acuerdo con los servicios jurídicos consultados, los trabajos contratados no estaban afectados por la resolución del TC.
  
De cara a la declaración de mañana, la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural, la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) y la Asociación Catalana de Municipios (ACM) han convocado concentraciones de apoyo a Mas las puertas del Palacio de Justicia, sede del TSJC.
  
Precisamente, las muestras de apoyo a Mas, Ortega y Rigau cuando el pasado mes de octubre declararon como imputados ante el TSJC, al que acudieron arropados por el ejecutivo catalán en pleno, motivaron un agrio comunicado de la sala de gobierno del alto tribunal catalán, que exigió respeto a la independencia judicial.