La agencia de calificación Standard & Poor´s ha comunicado a la Generalitat de Cataluña y al Ministerio de Economía que considera situar la deuda pública catalana en "selective default" (impago selectivo), por debajo del bono basura y lo que transmitiría a los mercados el mensaje de que la administración catalana está quebrada y que nunca podrá pagar su deuda o al menos parte de ella. La Generalitat ha recurrido la decisión de esta agencia aportando nueva documentación y el Gobierno de España también evitará que llegue a producirse, dado que repercutirá muy negativamente en la apreciación del conjunto de la deuda española, actualmente con calificación BBB+, muy lejos de la triple A (la máxima) que se consiguió en 2007 con el gobierno de Zapatero.

Deuda récord de 72.000 millones
La Generalitat de Cataluña suma una deuda de 72.283 millones de euros, una deuda que comenzó a dispararse en 2011 y que ha crecido a un ritmo escalofriante. Según datos del Banco de España ha pasado de los 25.700 millones de euros en 2009 a los casi 72.300 millones. Es la primera Comunidad Autónoma española que supera la barrera de los 70.000 millones de deuda y no parece que el nuevo gobierno, con Oriol Junqueras al frente de economía, esté adoptando medidas para atajarla.

De rebote perjudica a la calificación española
Dentro de la política de confrontación que ha mantenido el Gobierno de Rajoy con el gobierno catalán, sorprendió que el ministro de Economía, Luis de Guindos, hiciera una escala en el aeropuerto de Barcelona el pasado día 8 para reunirse con Junqueras a petición de este último. El consejero catalán le pidió ayuda para evitar que otra agencia de calificación, en este caso Moody´s, rebaja el raiting dela deuda catalana a bono basura.

De Guindos accedió a la petición de ayuda y ahora el Ministerio de Economía también está dispuesto a mediar con S&P para que no la rebaje a "default". La razón es que degradar a casi al máximo la deuda pública de la Comunidad Autónoma con mayor PIB de España afectará a la calificación global de la deuda del Estado, que está solo a tres escalones por encima del bono basura.

Bajo el paraguas del FLA
Cataluña está acogida al fondo de rescate autonómico (Fondo de Liquidez Autonómica) habilitado por Montoro para socorrer a las autonomías. La degradación aún mayor de la deuda catalana obligaría a que esta Comunidad permaneciera durante un largo tiempo bajo ese paraguas y sería precisamente la actuación del FLA lo que podría evitar que las agencias de calificación rebajaran la deuda catalana hasta situarla al borde de la quiebra. Pero eso está siendo motivo de controversia, una vez más, entre De Guindos y Montoro.