El desgaste del Gobierno va de la mano de sus políticas impopulares, muchas de ellas en la antítesis de lo que prometió en su programa electoral. Entre las medidas que más rechazo ha generado entre los ciudadanos, está la reforma del aborto, que supera las expectativas hasta de los sectores más ultraconservadores. Según un sondeo de la SER, conocido este martes, el 85% de los encuestados está en contra de este retroceso en los derechos de las mujeres.

Rechazo también entre los votantes del PP
Casi el 68% de las personas consultadas reconoce que este asunto es lo suficientemente importante como para influir en su decisión de voto. Entre los votantes del PP, el 71% no está de acuerdo con que se reforme la ley del aborto y de ese porcentaje, cuatro de cada 10 encuestados afirma que esta medida podría ser determinante en su decisión de voto, de cara a unas elecciones.

Los españoles con confían en Bruselas
El sondeo de la SER refleja también cómo ven los españoles a la Unión Europea, a tres meses de las elecciones europeas, que se celebrarán el 25 de mayo. El 48% opina que en Bruselas los políticos están más preocupados en favorecer los intereses del capital que en garantizar el bienestar de los ciudadanos con políticas sociales e igualitarias.

El 60% cree que España estaría mejor fuera de la Unión
El 60% de los encuestados cree que la Unión Europea es una organización sobredimensionada, ineficiente y costosa, que defiende los intereses de los países más poderosos, como Alemania y que a España ahora no le conviene formar parte de la Unión. No obstante, el 46% considera que si no hubiéramos pertenecido a la Unión Europea seríamos un país menos moderno, menos rico, menos solidario y con una democracia de peor calidad.

Cataluña
La encuesta también recoge lo que piensan los ciudadanos sobre la consulta independentista en Cataluña. La mitad de los encuestados está convencida de que no se va a celebrar, frente a un 31% que considera que sí. En cuanto a los catalanes consultados, la mitad sí cree que se efectuará, frente al 33% que no la ve posible.

El 35% de los españoles considera que de celebrarse la consulta, los catalanes optarán por seguir dentro de España, frente al 19% que ve posible una Cataluña independiente. Cuando son catalanes los que contestan, la cosa cambia: el 42% cree que el resultado de la consulta sería un sí a una Cataluña independiente frente a un 28% que opina que serían mayoría los que votaran que siguiera siendo una comunidad autónoma.