9 detenidos y casi un centenar de heridos en las protestas por la detención de Puigdemont

55.000 personas salieron a la calle en toda Cataluña para protestar por la detención de Carles Puigdemont  en Alemania. En las protestas en Barcelona se produjeron alborotos, primero frente a la Delegación del Gobierno y posteriormente en varias calles del centro de la capital catalana, donde grupos de independentistas han quemado y cruzado en la vía decenas de contenedores, los Mossos d'Esquadra han detenido a nueve personas por un delito de atentado a la autoridad

El nuevo gobierno de la Generalitat, más cerca 

La detención de Carles Puigdemont por la policía alemana y su eventual regreso a España para comparecer ante el juez Llarena va a encender los ánimos del independentismo radical, muy crispado e indignado desde el pasado viernes por el procesamiento y encarcelamiento de los seis dirigentes soberanistas. De materializarse esta probabilidad, también se va a despejar el gran obstáculo para la formación de un gobierno autonomista de la Generalitat presidido por un independentista.

Carles Puigdemont, ingresado en la prisión de Neumünster

El expresident, que ha sido detenido cuando cruzaba la frontera desde Dinamarca, comparece esta mañana ante el juez. En Alemania, los delitos de los que se le acusa están incluso castigados con cadena perpetua.

‘Spiriman’: de héroe civil de Granada a bocazas mayor del reino

La suspensión del Colegio de Médicos marca un punto de inflexión en la trayectoria del doctor Candel, catalizador de las protestas que doblaron el pulso a la Junta. El héroe civil de Granada ha acabado convirtiéndose por decisión propia y sin ayuda ajena en el bocazas mayor del reino. La misma vena populista y la misma indignación moral que lo llevaron a lo más alto en la consideración de los granadinos lo están despeñando ahora hacia lo más bajo. No es ya que Candel no haya sabido parar en sus reivindicaciones, es que no ha sabido cerrar la boca para dejar de insultar.

La Semana Santa en primera fila: 72 euros, una silla, más de 800, un palco

Disfrutar de la Semana Santa en alguna de las ciudades clave por sus procesiones puede salir muy caro. Es el caso de Sevilla, donde esta celebración está declarada de Interés Turístico Internacional. Presenciar cómodamente en esta ciudad el discurrir de las cofradías tiene un coste que oscila entre los 70 y lo más de 800 euros. Todo depende del punto que queramos ocupar dentro de la denominada 'Carrera Oficial' y de si optamos por una silla o un palco.