El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha suspendido de forma cautelar la aplicación para el curso 2014/2015 del Decreto para el Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL), y más en concreto la orden aprobada el pasado 9 de mayo por la Conselleria de Educación, Cultura y Universidades, cuyo objetivo era desarrollar y fijar el calendario de implantación de la anterior normativa.

Efectividad comprometida
Se trata de una decisión que se produce después de que la máxima instancia judicial de Baleares haya declarado nulo el Decreto, al justificar que, "sin duda", la efectividad de la decisión de revocar el TIL "quedaría comprometida si entretanto se permite la pervivencia y desarrollo del calendario de aplicación de unos proyectos de tratamiento integrado de lenguas fundamentados en un Decreto declarado nulo".

Declaración de nulidad de ayer
El Tribunal Superior de Justicia de les Illes Balears (TSJIB) declaraba nulo el decreto del Govern que regula la aplicación del Tratamiento Integral de Lenguas (TIL) porque se aprobó sin la "imprescindible"consulta a la Universitat de les Illes Balear (UIB). Según informó ayer el alto tribunal, tal y como informó ELPLURAL.COM, la Sala de lo Contencioso-Administrativo ha dictado tres sentencias en las que estima los recursos presentados por CCOO, STEI y UGT contra la norma aprobada por el Consell de Govern el 19 de abril de 2013 al aceptar dos de los motivos alegados por los sindicatos.

Aval de los cinco magistrados
Los tres fallos, avalados por los cinco magistrados de la sala contenciosa sin ningún voto particular y contra los que cabe recurso ante el Tribunal Supremo, coinciden en señalar que el Govern eludió su obligación de solicitar un informe de la UIB pese a que el Estatuto de Autonomía consagra a la institución universitaria como órgano consultivo preceptivo en todo lo referente a la regulación de la lengua catalana. El Govern presentó una memoria de análisis de impacto normativo que resultaba insuficiente para justificar la aprobación del decreto. Los magistrados dan la razón a los sindicatos en relación con que la consulta a la UIB era "preceptiva e imprescindible" y no "facultativa" como alegaba el Govern, y recalcan que omitirla vulnera el Estatuto de Autonomía.