Después de tres semanas de intensos interrogatorios a imputados y testigos, la investigación judicial del caso Son Espases, que intenta destapar toda la corrupción en torno a la adjudicación de la construcción de este hospital en Mallorca bajo el gobierno de Jaume Matas, ha llegado a un punto de colapso. Fuentes jurídicas que han seguido los interrogatorios desarrollados hasta ahora, señalan que tanto el juez José Castro, como el fiscal Pedro Horrach, han llegado a la conclusión de que para que prospere la instrucción es imprescindible la comparecencia del empresario Florentino Pérez, presidente del grupo ACS, cuya filial Dragados se adjudicó la construcción y explotación del Hospital Son Espases por más de 700 millones de euros.

Esas fuentes jurídicas  señalan que tanto el juez como el fiscal son conscientes de que continuar la investigación centrados en las corruptelas de Jaume Matas para que el contrato se adjudicase a la constructora OHL, cuando en mitad de todo el proceso se cambia radicalmente de opinión, se hacen desaparecer actas de la Mesa de Contratación y al final la obra se adjudica a Dragados, contra la que por ahora no hay acusación alguna, no hace sino conducir todo el procedimiento judicial a un callejón son salida.

Imputar a Matas por manipular una adjudicación a favor de una empresa que al final no logra el contrato y perseguir a los directivos de esta empresa, que no consiguieron ningún beneficio de toda esa operación, puede quedar en un proceso de escasa relevancia en la macroinvestigación que se desarrolla en Mallorca contra las corrupciones del gobierno Matas, opinan algunos de los abogados habituales de la sala de vistas del Juzgado 3 de Palma en las últimas semanas. Sobre todo cuando hay testimonios contundentes que pueden dirigir la investigación judicial a determinar el comportamiento y la actuación de la empresa que al final se llevó el contrato.

Aina Castillo, la ex consejera de Salud del gobierno de Jaume Matas, que ha confesado haber ejecutado todas las instrucciones de éste para manipular el contrato, declaró a primeros de septiembre que Matas dijo que “si el contrato no se adjudica a Dragados tendremos un problema político”. Javier Rodrigo de Santos, ex concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Palma, ha declarado ante el juez Castro que todos los contratos de obras se adjudicaban previo pago de una comisión a Matas.

En la querella del fiscal Horrach, que ha dado lugar a la investigación judicial, se señala que durante todo el periodo de Matas al frente del gobierno de Baleares, la constructora Dragados encabeza la lista de adjudicaciones de obras públicas, con el 19% de toda la contratación. Los interrogatorios del caso están de momento suspendidos por la realización de algunas diligencias judiciales, pero todos los medios jurídicos consultados señalan que este tiempo va a ser aprovechado por los instructores para encontrar una forma de obligar a Florentino Pérez a explicar su intervención en este caso, y no como testigo.