La repercusión en las islas de la voluntad secesionista de Cataluña preocupa al President. La encuesta de “españolismo” en Baleares la ha encargado, sorprendentemente, el Ministerio de Defensa, y los resultados filtrados chocan frontalmente con los que maneja desde hace años (y con muy poca variación) el Instituto Balear de Estudios Sociales (IBES). Según informa el diario balear ÚLTIMA HORA, a partir de encuestas permanentes realizadas por el IBES, que ya superan las 8.000 muestras, se apunta que el 50 % de los residentes en las Islas se sienten españoles; otro 25% comparte el sentimiento regionalista, y el resto se declara nacionalista o independentista. Estos datos son acordes con los resultados electorales.

Preocupante sentimiento nacionalista para el PP
El CIS dice que no hay cambios en el sentimiento nacionalista de las islas en los últimos años. El 35,6 % tienen identidad española; el 41,3 % doble identidad y el 20,3 % identidad periférica. Además, el 33,9 % se consideran solo español; el 1,7 % más español que de Balears y el 39 % tan español como de las Islas. Sin embargo, el 6,8 % se sienten sólo de Balears y el 13,6 % más de la Comunitat que de España.

Bandera e himno
En Valencia, Fabra tiene su guerra personal y oficial con la definición de lengua Valenciana de la AVLl. Bauzá, preocupado desde 2011 con la presencia de la bandera española en las baleares, ha pedido información al CIS, que lo ha preguntado en sus 58 encuestas. El 66,1 % de los baleares sienten algo o mucha emoción por la bandera española, el 13,6 % tiene muy poca emoción y un 20,3 % no tienen ninguna. Por lo que hace al himno español, el 64,4 % tienen una emoción muy fuerte o algo de emoción cuando lo escuchan; frente al 25,4 % que no sienten nada especial y el 10,2 % muy poca.

Ideología centralista
El pasado 20 de enero entraba en vigor la polémica ley de símbolos que regula el uso de ciertos símbolos en los edificios públicos de las Islas Baleares. Cuando fue aprobada la calle la llamó 'ley mordaza' porque dicen que va en contra de la libertad de expresión, como asegura Iñaki Aicart, portavoz de la asamblea de docentes. Por ejemplo, las banderas catalanas colgando de ayuntamientos o de colegios de Palma ya no podrán ser exhibidas al tratarse de administraciones públicas. La lista negra también incluye pancartas, pintadas o incluso eslóganes y canciones.