El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, bendijo anoche un monumento dedicado a Juan Pablo II durante un acto al que ha asistido el alcalde de la capital sevillana, Juan Ignacio Zoido. El acto inaugural de la estatua, que representa a Karol Wojtila de pie, revestido con casulla y mitra, ha tenido lugar tras la novena a la Virgen de los Reyes, patrona de la archidiócesis, cuya procesión tendrá lugar mañana por los alrededores de la catedral sevillana. "Han sido seis años de lucha y trabajo para sacar la iniciativa adelante", subraya el portavoz de la Asociación Promonumento a Juan Pablo II en Sevilla -colectivo promotor de la iniciativa-, Francisco Valderrama.

'Sevilla a Juan Pablo II'
Valderrama deja claro que aunque sea una iniciativa ejecutada por este colectivo, la asociación ha redactado un documento por el que cede el monumento a la ciudad de Sevilla, algo de lo que quedará constancia en la placa que se instalará en éste, donde reza 'Sevilla a Juan Pablo II'. Así, añade que desde este colectivo "apolítico y aconfesional" se pretende reconocer la labor de Juan Pablo II "más allá de la religión y en temas como sus acciones con la juventud".

Nula comunicación con los socialistas
"Estamos muy contentos por poder ver instalado el monumento después de seis años de trabajo y lucha para conseguirlo, ya que existía nula comunicación con la Consejería de Cultura y era difícil con el exalcalde hispalense Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), mientras que el actual primer edil, Juan Ignacio Zoido (PP), ha sido quien lo ha desbloqueado", agrega.

Desbloqueo del colapso institucional
Además, se muestra "muy agradecido por el desbloqueo del colapso institucional" a Zoido, quien "ha sabido además realizar las gestiones con discreción y elegancia y sabiendo entender a todas las partes", así como a los medios de comunicación "que han conseguido mantener vivo el monumento". La estatua reposaba actualmente en la Catedral gracias al ofrecimiento del Arzobispado de acoger la imagen hasta que se retomaran las conversaciones.

Una escultura de 2,5 metros
La escultura, realizada en bronce por el escultor, imaginero y catedrático de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla Juan Manuel Miñarro, irá situada frente a la fachada de la iglesia del convento de la Encarnación, a unos 40 metros de la Puerta de los Palos de la Catedral. Se situará por delante del ciprés, a la izquierda de la puerta de la iglesia, entre cuatro naranjos, en un área de unos 20 metros cuadrados, y podrá ser visualizado y transitado por todos sus lados con una distancia suficiente.

Estatua
Representa al Papa Juan Pablo II vestido con palio y casulla.Se trata de una escultura de busto redondo en bronce fundido y con pátina química, de una altura de 2,45 metros, querepresenta al Papa Juan Pablo II vestido con palio y casulla. Se coloca sobre basamento de piedra caliza y mármol amarillo de Máchale, acabado en arenado, con un tronco-piramidal de 1,80 metros de alto por 1,10 metros de ancho como dimensiones máximas.

Emplazamiento
El sitio es del agrado de los promotores en tanto que cumple con las premisas que siempre han destacado, es decir, cercanía a la Catedral y amplia zona de espacio donde la efigie pueda ser colocada en altura. Anteriormente se barajaron otros lugares, como la Plaza de la Contratación, la Puerta de Jerez y la calle Adolfo Rodríguez Jurado -colindante a la avenida de la Constitución-.