No es novedoso en el cine que se plantee el universo de las relaciones de pareja como algo tremendamente dificultoso y casi traumático, alejado de los romances idílicos que precisamente las películas de otro tiempo hicieron creer que eran posibles. La novedad de ‘Seis y medio’, primer largometraje de Julio Fraga, onubense con amplia experiencia en teatro y televisión, es la franqueza con la que sus protagonistas, un hombre y una mujer de mediana edad cuyos nombres jamás llegamos a conocer, asumen la imperfección de su relación y hablan sobre ello. Así, el título del film proviene de la nota con la que ellos mismos valoran su amor. Presentada primero en el Festival de Málaga, ciudad donde se rodó, ‘Seis y medio’ ha proseguido su gira de proyecciones por el Festival de Nuevo Cine Andaluz de Casares, donde se alzó con el premio a la mejor película, y por las sección Panorama Andaluz en los festivales de Sevilla y Huelva. A propósito de la forma y contenido de la película, así como de las dificultades de la producción y de un posible estreno en salas comerciales hemos conversado con su director. Tienes mucha experiencia en el mundo teatral y en el audiovisual. ¿Por qué el salto al largometraje con este proyecto de ‘Seis y medio’ en concreto? Creo que llegó el momento de dar un paso adelante, después de haber trabajado como director de casting, como coach y como productor ejecutivo en muchas películas, me apetecía mucho estar detrás de las cámaras como director. Creo que fue el guión de Víctor Maña, y la oportunidad de trabajar con Cristina Rojas y Homero Rodríguez (los actores protagonistas) lo que me impulsó a hacer este trabajo. ¿Es el texto el origen del proyecto o impulsas tú que se ponga en marcha? Realmente el impulso fue de Cristina Rojas, Homero Rodríguez y Víctor Maña, quienes quisieron contar conmigo para dirigir el largometraje. Esta oportunidad fue la que me llevó hacia delante. La concepción de la película es bastante teatral, organizada por diálogos entre los dos protagonistas. Incluso podría ser representable en un teatro. ¿No te llamaba la atención haber hecho algo más alejado de este terreno, que conoces bien dada tu dilatada experiencia en el mundo de la escena? Cada texto lleva en su tarjeta el medio para su realización. ‘Seis y medio’ fue concebido como guión cinematográfico y creo que es este su medio. Es cierto que el planteamiento puede parecer teatral, pero la película tiene una narrativa cinematográfica, donde hemos aplicado técnicas teatrales, de la video creación y de la publicidad. ¿Qué te ha permitido el lenguaje del cine a la hora de contar esta historia que en el teatro habría sido más difícil? Me ha permitido traspasar la cuarta pared para escrutar en el corazón de los personajes. La cámara vuela hacia la intimidad de nuestros protagonistas llevándonos a ser únicos testigos de sus almas. También poder contar con los exteriores los sentimientos internos de cada uno de ellos, y poder mostrar el espacio de la ciudad de Málaga donde viven y se cuenta esta historia. En una película como esta los actores tienen más peso si cabe de lo normal. Se nota además mucha complicidad entre Cristina y Homero. ¿Hasta qué punto dejaste que aportaran cosas a los personajes, el texto o incluso la puesta en escena? El proceso ha sido muy largo, desde el trabajo de dramaturgia del texto, que lo hicimos los cuatro, hasta los ensayos que duraron muchos meses. Ha sido un trabajo muy de equipo, con muchas propuestas muy diversas, aunque como tú sabes al final quien elije es siempre el director como máximo responsable de la película. Pero hemos trabajado con mucha libertad de propuestas. Me parece original que se analice la relación de una pareja que está empezando y que lo hace de una forma algo incómoda, con el engaño a Marta, la ex de él y mejor amiga de ella, sobrevolando todo el tiempo. Es verdad que esto da mucho juego, pero, ¿no pensasteis en darle una perspectiva más universal, con una pareja más consolidada o que hubiera empezado de un modo menos traumático? Esa sería otra película, quizás otro tema. Creo que ‘Seis y medio’ es un análisis de la pareja actual, una visión contemporánea de las relaciones. Ya no existen príncipes azules ni mujeres de rojo, ya las relaciones son muy efímeras, ya nadie se compromete para toda la vida con un amor de 10, salvo excepciones, claro. Casi todos vivimos momentos de amor, momentos de felicidad, pero sería falso decir “soy totalmente feliz” o “estoy totalmente enamorado para toda la vida”. La visión de la relación es bastante amarga, poco idealista. Parece decir que en un momento dado lo que queda es acomodarse y seguir adelante con lo que tienes, aunque no sea lo que se desea, no sé si me equivoco… Un “amor 10” solo te lo da un hijo. Como decía John Lennon, el problema viene desde la educación. Nos enseñaron que somos una media naranja y que tenemos que buscar la otra media para ser felices, cuando la verdad es que somos una naranja entera y que nadie debe cargar en sus espaldas con la responsabilidad de la felicidad ajena. Aceptar que amas o que estás enamorado no te compromete a nada, y es más sincero reconocer que no amas 10 que fingir que sí lo haces. Hablemos de la parte fea de todo esto. La película está calificada como independiente. ¿Es posible levantar un proyecto en las condiciones deseadas sin ayudas oficiales o la aportación de productores importantes? Es muy difícil. Se puede hacer la película, pero eso no es suficiente. Lo difícil es la distribución, los festivales, llegar a las salas, y esto en España es una odisea, es la asignatura pendiente. Habéis contado con financiación a través de crowdfunding. ¿Realmente es decisiva la aportación que se obtiene por este método o es más importante el hecho de que sirve para implicar a más gente y darle relevancia al proyecto? En nuestro caso las dos cosas, a nosotros nos ha ayudado a solventar asuntos económicos y sobre todo a fomentar la película, pero no siempre es así. La película está recorriendo los principales festivales andaluces y algunos de fuera. ¿Su destino final es la emisión en televisión (Canal Sur ha participado) o estáis buscando el estreno en salas comerciales? Por ahora estamos buscando distribuidor. Si no lo encontramos pasaremos a una segunda opción, cada vez más utilizada, que es la autodistribución. Queremos que llegue a las salas y que todos puedan disfrutar de esta película, creemos en nuestro producto ya que hemos recibido muy buena acogida del público y de la crítica. La gente está necesitada de este tipo de películas para la reflexión y el disfrute, según ese término ya casi olvidado que es el concepto del cine como “séptimo arte”. ¿Nos va a traer tu colaboración con estos actores algún proyecto cinematográfico más u os vais a centrar de nuevo en el trabajo sobre las tablas? Por ahora estamos disfrutando de ‘Seis y medio’, pero qué duda cabe que vendrán nuevos proyectos juntos.