El joven gaditano Álex Salinas ha decidido apostatar después de que definitivamente el Obispado de Cádiz le haya prohibido ser el padrino en el bautizo de su sobrino por su condición de transexual. Así lo ha adelantado esta mañana en declaraciones a la Cadena SER. “Voy a apostatar y a pedir que se anule mi bautismo”, ha dicho muy enfadado Salinas, que también ha confirmado que finalmente su familia ha decidido no bautizar a su sobrino. El joven ha relatado que ayer mismo recibió la llamada del obispo de Cádiz, quien le trasladó la decisión adoptada por Roma en este asunto y le instó a ser un buen cristiano. “Pues ustedes no son buenos cristianos”, dice Salinas que le espetó al titular de la diócesis.